huesca

A licitación más catas arqueológicas en el área del antiguo Seminario de Huesca

En unas catas previas, en 2018, aparecieron numerosos restos que se quieren acotar

Planta baja del edificio del antiguo Seminario
Planta baja del edificio del antiguo Seminario


El ayuntamiento de Huesca ha sacado a licitación los trabajos arqueológicos a realizar en el Área de prevención arqueológica en el antiguo Seminario conciliar de Huesca. Se trata de catas murales, que deberían hacerse en un plazo de 30 días. El proyecto cuenta con un presupuesto base de licitación de 6.210 euros. El proyecto consistirá en la realización de los trabajos arqueológicos murales de campo (sondeos), necesarios para el conocimiento de las edificaciones sobre las que finalmente se actuará, que serán entre cuatro y ocho. Además, deberá redactarse una memoria científica final con las conclusiones de los trabajos arqueológicos realizados.

Hay que recordar que en la última reunión celebrada por el Patronato del Estudio General de Huesca se conoció el proyecto por el que se habían hecho catas previas, que se trasladaron a la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Aragón, que propuso hacer unas catas complementarias en sitios determinados, en función del proyecto.

Fue en 2018 cuando se realizaron numerosas catas arqueológicas en toda la zona. A tenor de los resultados ofrecidos por dichos sondeos, desde la Dirección General de Patrimonio se emitieron varias consideraciones: la mayor parte del área a sondear dio resultado positivo en lo referido al subsuelo de los terrenos del antiguo Seminario, especialmente en varios lugares: zona aledaña a la iglesia románica, patios interiores del Seminario, espacio contiguo a la calle Asina y patio posterior junto al depósito, en este caso solamente hasta la mitad sur del espacio.

En la mayoría de los sondeos realizados, se constató la aparición de restos arqueológicos en ocasiones a menos de 30 cm. de la superficie actual, con restos de niveles y estructuras de época medieval y romana. El área ocupada por las antiguas cocinas y su bodega confirmó la presencia de un torreón de planta cuadrangular con buena obra de sillería y una posible entrada en su punto más bajo que permite suponer una gran potencia o acumulación de sedimentos en algunos puntos del área afectada. El aparejo documentado podría pertenecer a una construcción medieval cristiana, posiblemente asociada a las construcciones aledañas al Palacio Real o a la fortificación de esta zona cercana a la Zuda musulmana. En cuanto al gran muro de sillares que separa el primer patio del patio porticado de ladrillo, se constató que la modulación de los sillares no responde a tipologías romanas o islámicas y que incluso los sillares apoyan en una base de ladrillos, lo que indica que estamos ante un muro relativamente tardío, posterior al siglo XVI.

Todo esto llevó a emitir una resolución en la que se obligaba a conservar y documentar diversos elementos: Cualquier obra que afecte, aunque sea de forma mínima al subsuelo, deberá contar de forma previa con la excavación arqueológica pertinente, pudiendo incluso en algunos casos llegar a condicionar la realización del proyecto urbanístico para poder compaginarlo con la conservación de los restos.

Por lo que se refiere a los restos del torreón medieval documentado, en el caso de su afección por cualquier tipo de obras, reformas o derribo, deberá procederse a una actuación arqueológica integral que preserve su integridad y que permita su integración en las futuras edificaciones o urbanizaciones que se diseñen.

Para evitar retrasos y problemas ocasionados por la falta de previsión, se plantea la realización de una actuación arqueológica previa en los citados edificios. Para ello, hemos seleccionado y numerado una serie de ámbitos o áreas en las que deben llevarse a cabo de forma previa una serie de sondeos o catas murales que deberán comprobar la existencia o no de posibles estructuras anteriores o de interés histórico o arqueológico, así como su estado de conservación y extensión, tanto en cuanto a su altura con respecto a la cota de suelo, como a su desarrollo longitudinal.

El número de sondeos murales a realizar en cada ámbito vendrá dictado por la aparición o no de restos y por el grado de definición de los mismos de cara a la ejecución de los proyectos futuros. En todo caso su número no será inferior en todos los ámbitos a 4 ni superior a 8.