solidaridad

CADIS Huesca entrega su XXI Premio al colectivo de profesionales de la sanidad de la provincia

Recogieron el premio los presidentes de los Colegios Oficiales de Médicos y de Enfermería de Huesca

Entrega del Galardón CADIS a José Borrel y Carmen Tossat en representación de los sanitarios
Entrega del Galardón CADIS a José Borrel y Carmen Tossat en representación de los sanitarios

El conjunto de profesionales relacionados con la sanidad en la provincia de Huesca, cuya labor y dedicación desde los inicios de la pandemia ha sido y es encomiable, son los destinatarios del XXI Premio CADIS Huesca. Así lo decidió en su día la Junta directiva de CADIS Huesca. Su presidente, Francisco Ratia recordaba en el acto de entrega, que la organización tuvo en cuenta a la hora de otorgarlo todo lo vivido, todo lo sufrido por las organizaciones y colectivos que representa, integrados por personas muy vulnerables a la pandemia.

El premio fue anunciado durante los actos de celebración del pasado 3 de diciembre, Día Internacional de las Personas con Discapacidad, pero su entrega física no pudo llevarse a cabo debido a las circunstancias y la imposibilidad de organizar actos presenciales. Fue el pasado miércoles, 10 de febrero, cuando Francisco Ratia, presidente de CADIS Huesca, y Marta Peña gerente de la Coordinadora, hacían entrega del galardón a los presidentes de los Colegios Oficiales de Médicos y Enfermería de Huesca, que a su vez representaban simbólicamente a todo el colectivo de la sanidad de la provincia.

Ratia recordaba que el galardón es una muestra humilde de agradecimiento a las personas que han estado en primera línea trabajando, atendiendo, y cuidando a las personas afectadas por COVID-19 y especialmente a las personas con discapacidad y dependencia que lo han sufrido. Estas personas, en general, tienen una conexión y un vínculo muy estrecho y una gran dependencia del personal que atiende los servicios de salud "y en situación de pandemia, todavía más, especialmente las que viven en colectividades como residencias, donde están muy sensibilizados con este tema. Su agradecimiento al personal sanitario viene también de primera línea".

"Estos son los premios realmente importantes, los que vienen de la ciudadanía, del pueblo llano" declaraba José Borrel, presidente del Colegio Oficial de Médicos, tras la entrega "Es lo que nos enorgullece y nos dice que estamos haciendo bien las cosas y que tenemos que seguir unidos". Para Carmen Tosat, presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Huesca "es un reconocimiento muy importante; se agradece muchísimo porque se está haciendo un esfuerzo enorme; este premio es como una palmada en la espalda, un empujón para trabajar mejor".

"Es un premio muy merecido, sí, -corrobora Borrel- porque en la sanidad, tanto pública como privada, estamos trabajando muchísimos profesionales: auxiliares, celadores, telefonistas, administrativos, cocineros, pinches, conductores, farmacéuticos… tanto en Atención Primaria en los Centros de Salud como en los hospitales, en el 061… una gran cantidad de profesionales –pido perdón a los que me he dejado- y somos muy conscientes de que sin esta colaboración y este trabajo en común no sería posible estar funcionando como lo estamos haciendo. Recibimos nosotros este premio, pero es suyo".

Sentimiento que comparte también Carmen Tosat quien señala que "nos llaman héroes, pero es nuestro trabajo, elegimos esta profesión. Nos hemos entregado a fondo, y hemos tenido muchísimo miedo, como cualquier ciudadano, a la hora de enfrentarnos a algo que no sabíamos lo que era. Hemos tenido miedo por nosotros, por nuestras familias… Así que, sí: todos los profesionales, de centros, de residencias, de hospitales, etc., etc.… todos se merecen este premio. Porque nunca hemos afrontado algo así. No nos lo esperábamos, ha sido y es tremendo" afirmó la presidenta del Colegio de Enfermería.

Con este XXI Premio CADIS Huesca desde la Coordinadora "intentamos poner nuestro granito de arena para mejorar esta valoración" porque, para su presidente, Francisco Ratia, “ha habido momentos en los que la sociedad ha tenido una sensibilidad muy alta con el sector, pero hay que seguir manteniéndola” teniendo en cuenta que aún hay personas que, "olvidándose de su salud y de su situación personal, siguen trabajando día a día en primera línea". Un trabajo profesional muy de agradecer, como también "el valor humano que le han dado a esa labor" lo que ha sido crucial, sobre todo en situaciones complicados en las que tenían que suplir las necesidades de afecto y cariño que no podían dar los propios familiares.