escolarización

Cambiar Huesca critica la planificación educativa que, un año más, segrega centros en Huesca

Consideran que se prima la demanda histórica, creando desigualdad y desequilibrio

Carmen García, portavoz de Cambiar Huesca
Carmen García, portavoz de Cambiar Huesca


Cambiar Huesca ha mostrado su disconformidad con el proceso de escolarización en la ciudad de Huesca. Critican que la administración educativa siga planificando este proceso como hace 20 años, pensando en la libre elección de las familias y dejando de lado o en un segundo plano aspectos que deben prevalecer, como el acceso a la educación en igualdad de condiciones, la equidad y la cohesión social. Cambiar Huesca destaca que hay cuatro centros de doce, todos públicos, que tienen casi un aula vacía. Son los centros que recibirán todas las incorporaciones fuera de plazo todo el curso escolar, de aquí a varios años, puesto que el resto de centros apenas tienen vacantes. También, varios centros públicos han recibido la mitad de solicitudes, o menos, de los censados en su zona escolar.

Para Cambiar, la dirección provincial de Educación desprecia la propuesta del Consejo Escolar Municipal, cuando prevé 612 plazas para 507 censados, con una gran sobreoferta, y con una distribución de plazas en cada zona escolar configurada en función de la demanda histórica de las familias, que en muchas zonas nada tiene que ver con los nacidos.

Por ello, consideran que la planificación educativa debe cambiar sus propósitos y enfocarse en la resolución del problema: la desigualdad y el desequilibrio de los centros educativos, que es decir la desigualdad y el desequilibrio entre los grupos sociales, para tomar medidas que realmente vayan en la línea de lograr una educación de calidad para todas las personas. Y añaden que no se puede estar curso tras curso planificando como siempre con el fin de apaciguar a aquellos sectores de mayor presión social, porque mientras, una parte del sistema educativo sufre, en su opinión, los efectos nefastos de la segregación, la desigualdad y la injusticia.

Por ello, entonan un “basta de Centros segregados en Huesca, inevitablemente centros públicos”, y recuerdan que la libertad para no mezclarse no debe protegerse ni fomentarse por la Administración educativa, por el bien de lo de todos -lo público- y para el bien de todas -las personas-.

Comentarios