solidaridad

Cáritas Huesca extiende su campaña para personas sin hogar con actuaciones todo el año

Recuerdan que el acceso a una vivienda digna es un derecho, no un regalo ni un privilegio

WER
Momento de la presentación de la campaña 

Cáritas Diocesana de Huesca se une a la campaña anual de Personas sin Hogar de Cáritas Española y a la que en esta ocasión, se pretende visibilizar a las personas sin hogar, constatando que cambiar esta situación es posible. Las campaña se llama este año "Conmoviéndonos para cambiar las cosas. Nadie sin hogar", y tiene como lema "Estoy tan cerca que no me ves. ¿Y tú qué dices? Di basta".

El inicio de la campaña será este jueves, 22 de noviembre, con la concentración de Personas sin hogar, que se enmarcará dentro de las Jornadas de Solidaridad, y que tendrá lugar a las 11 de la mañana en la plaza de Navarra. El acto estará acompañado por un gesto reivindicativo y de denuncia.

El trabajo que van a llevar a cabo forma parte de un trienio. El primer año se ahondó en la dignidad, en el segundo sobre los derechos y, en esta ocasión, quieren acabar con lo que han denominado 'sinhogarismo'. Un problema que consideran transversal y estructural.

Esta campaña anual contará con diferentes acciones y momentos durante todo el curso para llegar a diversos tipos de público, tanto interno (voluntariado, técnicos y participantes) como a la sociedad en general (ciudadanos, administraciones públicas, medios de comunicación o entidades sociales).

Luis Rodríguez, técnico de programas de Animación Comunitaria de Cáritas explica que quieren iniciar un proceso de acción-reflexión, y su objetivo es sensibilizar sobre la realidad de las personas sin hogar y la situación de la vivienda en general y, a la vez, la diferencia que aportan en este proceso, es que quieren animar a las comunidades al compromiso.

Cáritas Huesca pide comunidades inclusivas, porque cree que es posible acabar con el 'sinhogarismo' siempre que haya voluntad política y compromiso de toda la sociedad, que debe ser justa y comprometida.

Verónica Lacasta, responsable del programa de personas sin hogar incide en que les preocupa mucho el sobrecoste de la vivienda, que es cuando una familia destina más del 40% de sus ingresos en materia de vivienda. El 10,2% de la población total lo sufre. La población pobre supone ya el 36,4%. España es el noveno país con más problemas para calentar sus viviendas, y el 23,2% de los hogares pobres tendría dificultades para ello. Y en cuanto a los desahucios, en España se sufren 10 diarios, y el 60% se debe a impagos de alquiler. Finalmente, España solo tiene un 2% de viviendas sociales, una cifra que se considera demasiado baja.

A lo largo del año se prevén conferencias, talleres, espacios de reflexión y compartir, actos reivindicativos, momentos de encuentro con otras entidades locales y con administraciones. Todo ello orientado a sensibilizar sobre las personas en situación de 'sinhogarismo' y para informar a la sociedad de la realidad y de las posibilidades de cambio que existen si cada uno pone de su parte.

Comentarios