discapacidad

30 años de un sueño, el de acercar los derechos a las personas con discapacidad en el Pirineo

El centro Ignacio Claver que Atades Huesca tiene en Martillué celebra su 30 aniversario

Foto 30 aniversario del Centro Ignacio Claver Atades Huesca
Foto de familia en la celebración del 30 aniversario del Centro Ignacio Claver

El centro Ignacio Claver de Atades Huesca, ubicado en Martillué (Jaca), cumple 30 años. Fueron las familias de dos niños con discapacidad, con Fernando Val y Pascual Biec como impulsores, los que comenzaron este camino. Querían que sus hijos tuvieran cenca de su casa un entorno en el que hacer actividades y poder trabajar, comenzaron una lucha y junto a Atades Huesca y su antiguo presidente, Ramón Torrente, consiguieron que el Ayuntamiento de Jaca y el entonces ICONA cediesen terrenos. Así comenzó un camino que no ha parado de avanzar.

Este jueves se celebraba el acto institucional de aniversario. Asistía la Consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, acompañada del presidente de Atades Huesca, Lorenzo Torrente, y el alcalde de Jaca, Juan Manuel Ramón. Allí, además de conocer el nuevo albergue de peregrinos adaptado a personas con discapacidad, se presentaba un cómic que han realizado los propios usuarios contando estos 30 años de historia. El programa Hoy por Hoy de Radio Huesca se dedica, este viernes a partir de las 12'20 horas, a explicar su labor asistencial y de integración socio laboral. 

El centro Ignacio Claver de Atades Huesca comenzó a funcionar como centro de día con apenas 10 usuarios, y posteriormente, a partir de 1991, como Residencia. En el año 2010, el centro vacacional comenzó a trabajar a pleno rendimiento y se dio por finalizada la construcción y puesta en marcha de la Granja Escuela. De esta forma, se completaron las actividades y servicios ofertados al colectivo de personas con discapacidad intelectual.

Desde entonces, el centro no ha dejado de crecer y cuenta con un nuevo taller
ocupacional, un Centro Vacacional con pista de educación vial, varios bungalós y un albergue de peregrinos cuyas obras acaban de finalizar. Con este albergue accesible, Martillué entrará a formar parte de una red europea de centros de interpretación adaptados del Camino de Santiago. Con capacidad de albergar a doce peregrinos, las personas con discapacidad podrán conocer el patrimonio de la zona y vivir la experiencia del Camino de Santiago a su paso por este valle del Pirineo aragonés, con todas las comodidades y servicios adaptados.

Atades Huesca atiende actualmente en Martillué a más de 40 personas con discapacidad intelectual o del desarrollo, en Residencia o Centro de Día y Ocupacional. Desde hace unos meses, además, se ofrecen desde allí servicios de jardinería para la zona de las comarcas de la Jacetania y Alto Gallego, de la mano del Centro Especial de Empleo de Atades Huesca (Brotalia Jardinería), que ha creado tres puestos de trabajo para personas con discapacidad. Un servicio que está teniendo mucha demanda, sobre todo, para el cuidado de jardines y espacios de verdes de muchas segundas viviendas que existen en la zona.

Atades Huesca es una entidad sin ánimo de lucro creada en 1964 y declarada de utilidad pública. Su objetivo fundamental es contribuir a que cada persona con discapacidad intelectual o del desarrollo y su familia pueda mejorar su calidad de vida y alcanzar su proyecto personal, ofreciendo apoyos y oportunidades desde una perspectiva ética promoviendo su inclusión en una sociedad más justa y solidaria. Para ello, la entidad ofrece actualmente servicios asistenciales, asociativos, tutelares y de empleo.

Comentarios