salud

Más de 40 personas con problemas de salud mental se quedan sin atención comunitaria en Jacetania y Alto Gállego

El servicio, gestionado por la asociación Asapme, desaparece “por falta de recursos económicos" aunque "hemos llamado a todas las puertas”

Asapme en Protectora de animales de Jaca
El pasado mes de septiembre acudieron a una jornada de socialización en la Protectora de animales de Jaca

Desde el año 2011 la asociación Asapme desarrollaba una labor de atención comunitaria a las personas con problemas de salud mental en las comarcas de la Jacetania y Alto Gállego. Estas personas, con trastornos mentales, acudían varios días a la semana a talleres ocupacionales, atención psicológica o acompañamientos puntuales. Sus trabajadoras también se desplazaban a sus domicilios en pueblos como Artieda o Biescas, pero a partir del 1 de noviembre van a dejar de hacerlo.

Las dos trabajadoras que quedaban en el servicio dejarán de trabajar y los usuarios tendrán que desplazarse hasta Huesca si quieren seguir con estas actividades. La terapia ocupacional es un servicio recomendado por los especialistas para estas personas y está incluido en el Plan de Salud Mental del Gobierno de Aragón por sus beneficios para el bienestar de estas personas y su inclusión en la sociedad en la que viven. 42 personas y sus familias hacían uso de ello y ahora dejarán de disfrutarlo.

Nuria del Río, presidenta de Asapme, recuerda que son una asociación sin ánimo de lucro y asegura que la situación era insostenible. Calcula que el servicio cuesta unos 42.000 euros al año y asegura que en subvenciones “no llegamos ni a los 15.000”. “Las cuentas no salen y hemos tenido que tomar esta decisión, además de una forma bastante precipitada”. Explica que se necesitaría un mínimo de dos personas y que no tienen dinero para sustituir una excedencia que se les ha presentado.

Nuria del Río asegura que ha llamado a varias puertas pero que no han conseguido respuesta. “Tenemos una financiación del Ayuntamiento de Jaca, pero este año no del de Sabiñánigo ni de las Comarcas de la Jacetania y Alto Gállego ni del Gobierno de Aragón”. Lamenta que servicios como estos tengan que depender de subvenciones “que pueden llegar o no”.

Comentarios