comarcas

Estudian cómo eliminar una laja inestable en el mallo Firé de Riglos

Es un fragmento de piedra de 2 metros de altura por 1 metro de ancho, peligroso para escaladores o personas que pasan a los pies del mallo si cae

Mallos de Riglos Fire escalada
Zona afectada por el posible desprendimiento 


Técnicos de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, de la Federación Aragonesa de Montaña y de la Guardia Civil mantendrán este martes una reunión técnica en la que se abordarán las diferentes posibilidades existentes para dar solución al problema que causa una laja de piedra inestable en el Mallo Firé, en los Mallos de Riglos. Desde el pasado mes de diciembre está prohibida la escalada a través de tres vías que utilizan la pared sur, debido al riesgo.

Son las vías Rabadá y Navarro, Luis Villar y Maldita Afrodita. La situación de esta “antosta”, que está controlada desde los años 60, ha podido empeorar en los últimos años y supone peligro tanto para los escaladores como para gente que pudiese estar a los pies del mallo.

Las posibilidades para eliminar la laja serían rapelar y desmontarla, abrazarla con tensores e intentar que caiga, o aplicarle micro voladuras, lo que sería lo más rápido y efectivo, aunque habría que esperar a los meses de julio a septiembre, cuando no hay ninguna ave nidificando en la zona.

Mallos de Riglos escalada
En rojo, ubicación de la antosta que ofrece inestabilidad

En la reunión técnica, que no es la primera que se celebra para abordar este asunto, tomará parte Laurentino Ceña, teniente coronel y ex DAO de la Guardia Civil, quien una vez en la reserva y debido a su gran vinculación con la Federación Aragonesa de Montaña y con los clubes aragoneses, aceptó hacerse cargo del área de seguridad de la FAM.

En un principio, después de que se comprobase que la inestabilidad de esta pequeña zona del mallo Firé se había incrementado, se procedió a cortar la zona y poner un cartel indicando el motivo del grave riesgo y prohibiendo la escalada. Posteriormente, y tras una visita de la Federación Aragonesa de Montaña se decidió solamente prohibir la escalada en las tres vías citadas.