infraestructuras 

Abiertos al tráfico los 3'3 km del Congosto del Isuela-Arguis y todo el Monrepós es ya autovía

Culminan tres décadas de obras en el puerto de montaña, aunque queda por desdoblar los tramos de Lanave y Sabiñánigo

Autovía A-23 tramo congosto Isuela-Arguis
Tramo de la A-23 puesto en servicio este martes, a la altura del pantano de Arguis 

Poco antes de las 13’30 horas de este martes se abrían al tráfico los 3’3 km de la A-23 entre Congosto de Isuela y Arguis. De esta forma se completan 39 kilómetros ininterrumpidos de autovía desde Huesca hasta Lanave y culminan tres décadas de obras en el puerto de Monrepós. Quedan pendientes de desdoblar dos tramos de carretera entre Huesca y Jaca. Son la variante de Sabiñánigo, ya licitada, y la autovía entre Lanave y Sabiñánigo-sur que, por problemas administrativos, no llegó a ejecutarse y hubo que variar el proyecto. Se ha actualizado pero sigue todavía sobre la mesa del Ministerio de Fomento pendiente de licitar.

Los trabajos en este tramo comenzaron en 2008, se paralizaron en 2010 y se retomaron hace unos 4 años. Ha sido uno de los tramos más difíciles y costosos. La inversión total asciende a 61,5 millones de euros.

Margarita Padial, jefa provincial de Tráfico
PADIAL 1 DIGOYO 15

El tramo que se pone en servicio tiene una longitud de 3,3 km y sigue el eje formado por la carretera N-330, que se aprovecha, de forma parcial, como una de las calzadas de la autovía, siendo la otra calzada de nuevo trazado; la infraestructura se enmarca en un entorno montañoso de gran complejidad geológica y geotécnica, en el puerto de Monrepós. Muestra de ello es que el Congosto del Isuela- Arguis discurre en rampa de entre el 4 y 7% de pendiente.

PADIAL 2 DIGOYO 15

La antigua N-330, actual autovía mudéjar A-23, absorbe en periodos estivales o en la temporada invernal unos 9.000 vehículos diarios, de los que un 14 % son vehículos pesados.

túnel de Arguis A-23
El túnel de Arguis, que se había usado desde marzo en doble sentido, se utiliza ya como autovía en dirección norte

Características técnicas
La sección transversal de la autovía está formada por dos calzadas con dos carriles de 3,50 m, separadas por una mediana, arcenes interiores y exteriores y bermas laterales.

El tramo incluye el enlace de Arguis, tipo trompeta, que da acceso al actual Centro de Control de Túneles de Monrepós, a la población de Arguis y al valle de Nocito.

Asimismo, se han ejecutado 3 estructuras nuevas tipo viaducto, 2 pasarelas peatonales, 1 muro de hormigón armado y otras 2 estructuras pasos inferiores, así como el acondicionamiento de 3 viaductos existentes en la calzada de bajada a Huesca en los que ha habido que adaptar la rasante de la carretera N-330 a la rasante de la autovía.

Además, como obra singular destaca el túnel de Arguis, de 932 m, que desde marzo de 2019 está funcionando con circulación bidireccional. La sección de la calzada en el túnel está formada por dos carriles de 3,50 m cada uno más dos arcenes, de 1,00 m el interior y 2,50 m el exterior, además de un sobreancho de seguridad y dos aceras. Se han ejecutado, además, tres galerías de evacuación peatonales. Se contemplan también las instalaciones de seguridad en túneles, consistentes en ventilación, instalación eléctrica y alumbrado, megafonía, comunicaciones, incendios y control y seguridad.

Un año con varias inauguraciones
Este nuevo tramo se suma a la reciente puesta en servicio de los tramos entre Alto de Monrepós y Lanave, el pasado mes de marzo, y del tramo Jaca-Santa Cilia de la autovía A-21. De este modo, mejora la conexión por carretera del Pirineo aragonés.

Comentarios