ganadería

ADELPA iniciará nuevas actuaciones en defensa de la ganadería de montaña

El Gobierno de Aragón no ha contestado a la propuesta de actuación para la reestructuración de la ganadería extensiva

Asamblea General de Adelpa
Reunión de una Asamblea General de ADELPA


La ganadería extensiva se encuentra en estado terminal en el Pirineo aragonés. Esta es la conclusión que se extrae del estudio elaborado por la Beca Pedro Santorromán de ADELPA, de cuyos datos se desprende que en 30 años esta actividad habrá desaparecido del Pirineo de Aragón. ADELPA lleva tiempo intentando hacer entender a la administración autonómica, que esta situación supone una auténtica catástrofe medioambiental y de ordenación territorial para el Pirineo. Para paliar esta situación, la Asociación presentó al Gobierno de Aragón una serie de propuestas de actuación, pero no han obtenido ninguna respuesta.

Sin ganadería extensiva, situaciones como los incendios forestales, la despoblación de los pequeños núcleos, y la desaparición del paisaje pirenaico que conocemos, modelado por la ganadería, y la cultura milenaria que lleva aparejada, van a pasar a un primer plano. Pero para entonces, la situación será irreversible. Por ello, la última Asamblea General de ADELPA celebrada en noviembre de 2018, aprobó un documento de “Propuestas de actuación para la reestructuración de la ganadería extensiva en el Pirineo Aragonés”.

Este documento fue presentado ante la Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad de las Cortes de Aragón el pasado mes de diciembre, ya que, entre otros aspectos, recogía íntegramente las iniciativas de la Proposición no de Ley aprobada por unanimidad por las Cortes de Aragón en el año 2016, que incluía las siguientes cuestiones:

* Modificación del Programa de Desarrollo Rural de Aragón para dar cumplimiento a las Directrices Parciales de Ordenación Territorial del Pirineo
* Creación de líneas específicas de ayuda a zonas de montaña, dando cumplimiento a las mencionadas Directrices del Pirineo y atendiendo a criterios de beneficio medioambiental y a la Red Natura 2000.
* Modificación del Decreto 94/2009 para flexibilizar las distancias a explotaciones ganaderas, atendiendo a la realidad territorial, geográfica y orográfica de las zonas de montaña de Aragón.
* Modificación del Coeficiente de Admisibilidad de Pastos para que se recuperen las hectáreas pastables anteriormente existentes, y que se han reducido fundamentalmente en el Pirineo.
Pese al apoyo unánime de las Cortes de Aragón a los planteamientos de ADELPA, esta Asociación espera desde el pasado mes de noviembre, una contestación por parte del Gobierno de Aragón, al cual se le ha presentado la propuesta de reestructuración de la ganadería extensiva, a la vez que se le ha pedido conocer la planificación del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, para atajar la crisis del sector de la ganadería extensiva, una crisis que afecta a todo Aragón, con especial incidencia en el Pirineo.

Las zonas de montaña se caracterizan por su gran diversidad ecológica, paisajística, social y cultural, y son especialmente valoradas por su contribución a la conservación de la biodiversidad.

La ganadería sigue constituyendo una actividad importante en las zonas de montaña, a pesar del acelerado crecimiento de otras actividades económicas como el turismo y de una población rural cada vez más escasa.

El carácter multifuncional de la agricultura y ganadería de montaña es ampliamente reconocido, ya que además de sus funciones productivas y económicas, adquieren especial relevancia otras relacionadas con la conservación del medio ambiente, el paisaje y los recursos naturales, la producción de productos alimentarios diferenciados, seguros y de calidad, el mantenimiento de la población en amplias zonas rurales y su desarrollo económico.

Es decir, la actividad agraria en estas zonas se asocia con múltiples objetivos que se refieren a la producción primaria, pero también a sus funciones medioambientales y sociales, dada su contribución positiva a la cohesión económica y social.

El rasgo fundamental de las explotaciones en el Pirineo, al igual que de otras zonas de montaña, es por un lado la dependencia a los recursos naturales de montaña, condicionados por cada época del año. Y por otro, la estrecha relación entre los sistemas productivos y las familias que lo gestionan,
lo cual hace que la existencia de ganadería, sea una garantía para mantener los pequeños núcleos de población habitados, evitando su abandono en favor de la concentración de la población en las localidades más grandes, y contribuyendo por lo tanto de forma decisiva a una adecuada ordenación del territorio, evitando la creación de desiertos demográficos.

Sin embargo, también es evidente la vulnerabilidad de muchas explotaciones agrarias en éstas y otras zonas desfavorecidas debido a la marginación y al abandono.

Esto conlleva un impacto ambiental y socio-económico muy diverso, pero en la mayoría de los casos hay una clara evidencia de efectos ambientales y sociales negativos.

Los cambios en la gestión del espacio en los últimos años han sido identificados como elementos perjudiciales para la biodiversidad, lo que conduce a enfocar la conservación bajo una doble perspectiva de gestión del paisaje y de desarrollo sostenible de la agricultura y la ganadería.
En este contexto, parece que el Gobierno de Aragón sigue apostando por el aumento de las “dimensiones económicas” de las explotaciones en todo el territorio. Ignorando la realidad de las zonas de montaña, donde el aumento de tamaño de las explotaciones es absolutamente inviable, tanto territorialmente (por las limitaciones geográficas) como medioambientalmente, al margen de otras muchas consideraciones. Y dejando toda la situación al albur de una hipotética reforma de la PAC, que en el mejor de los casos llegaría cuando muchas explotaciones extensivas del Pirineo hayan cerrado sus puertas de forma irreversible.

Frente a esta postura, ADELPA mantiene que la ganadería en zonas de montaña no es sólo una cuestión que competa a las políticas agrarias, es una cuestión que afecta de forma decisiva al medio ambiente, a la biodiversidad, a la ordenación del territorio, y a la sociedad en general. Y por lo tanto, no puede ser tratada desde el mero punto de vista productivo, metiéndola en el mismo saco que las grandes explotaciones ganaderas (la mayoría intensivas) existentes en otras zonas.
A la vista de ello, ADELPA se propone organizar en próximas fechas, un acto público de presentación de su propuesta sobre la ganadería extensiva, en el cuál espera contar con todos los actores implicados.

El objetivo será contar con la máxima difusión de esta grave realidad, y concienciar de la urgente necesidad de actuación por parte del Gobierno autonómico, haciendo suya la postura que ya han manifestado otros entes autonómicos como las Cortes de Aragón.

Comentarios