sobrarbe 

Aínsa recupera la ofrenda floral al Árbol de Sobrarbe en honor a la Exaltación de la Santa Cruz

Este martes también se llevará a cabo la tradicional “Carrera de la cuchara”

Exaltación de la Santa Cruz en Aínsa.
Ofrenda floral en honor la Exaltación de la Santa Cruz en Aínsa.

Aínsa vuelve a vivir por segundo año consecutivo una programación cultural atípica marcada por la pandemia. Este martes, 14 de septiembre, sería su día grande en honor a la Exaltación de la Santa Cruz y este fin de semana el preámbulo de una jornada cargada de especial simbolismo para los ainsetanos. La cancelación de los festejos como medida de contención del virus no ha impedido, sin embargo, que el ayuntamiento prepare una discreta agenda de actividades para devolver la ilusión y la esperanza a los vecinos.

Este martes también se llevará a cabo la tradicional “Carrera de la cuchara”. Esta carrera tiene su origen en una leyenda medieval y su nombre se debe al premio que recibe el vencedor: una cuchara de plata.

Según la leyenda, cuando las tropas cristianas al mando de García Ximénez, conde de Sobrarbe, vencieron a las sarracenas, gracias a la aparición de una cruz sobre una carrasca, un soldado fue corriendo desde el lugar de la batalla hasta el castillo para comunicar a la condesa la victoria. La condesa estaba comiendo y quedó tan agradecida del esfuerzo del soldado por comunicarle la noticia que, no sabiendo qué regalarle, le entregó la cuchara de plata con la que comía.

El sábado una quincena de voluntarios se encargaba de colocar la tradicional carrasca en la Plaza Mayor luciendo en la copa su icónica cruz roja, gesto que culminaba en la mañana del domingo con la ofrenda floral al Árbol de Sobrarbe. “Dos años después de la primera ofrenda volvemos a rendir homenaje al símbolo de la cruz y la carrasca, que nos identifican como pueblo y como comarca desde el año 724”, ha dicho el alcalde de la localidad, Enrique Pueyo, en el emotivo encuentro.

“Este símbolo nos debe servir de ayuda para resolver los problemas actuales de la comarca, que son la despoblación y la falta de atractivos para seguir viviendo en estas montañas. Rindamos homenaje a estos símbolos para que nos den fuerza y coraje y podamos combatir estos fenómenos que amenazan el desarrollo de este territorio. Y también rindamos homenaje a todas las personas fallecidas en este tiempo, en especial a José Antonio Murillo, impulsor del mantenimiento de las costumbres de la comarca”, añadía Pueyo al final de la intervención.

La mañana del domingo se completó con la presencia de la Compañía Artística Osca, que amenizaba a ritmo de jota la ofrenda de flores y brindaba una actuación en la plaza tras finalizar la Misa Baturra en la Iglesia Parroquial de Santa María.