sobrarbe

Aínsa rehabilita la antigua escuela de Guaso para convertirla en viviendas de alquiler

La entidad local ha logrado financiación a través de dos créditos con un montante total de 300.000 euros

Obras vivienda Guaso
El Ayuntamiento rehabilita la antigua escuela para crear más vivienda de alquiler.

El Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe ha comenzado las obras de rehabilitación de la antigua escuela de Guaso para edificar una vivienda para alquiler de residentes. Un edificio ubicado en la parte alta del pueblo muy cerca de la iglesia en un precioso paraje.

Dentro de los préstamos puestos a disposición por la Diputación Provincial de Huesca para la creación de viviendas en el mundo rural para tener una oferta para las personas que deseen vivir en algún pueblo, el Ayuntamiento de Aínsa se acogió a estas ayudas para poder rehabilitar este edificio.

La solicitud realizada por el ayuntamiento son 300.000 euros a través de dos créditos de 150.000 euros cada uno sin intereses, montante que se deberá devolver en un plazo de 10 años, “lo que ayuda a las arcas municipales a ir rehabilitando estas viviendas sin necesidad de ahogar el presupuesto”, asegura su alcalde, Enrique Pueyo.

Además, hay previsto rehabilitar otros tres edificios en Arro, Gerbe y Arcusa para poder acoger nuevos pobladores.

Una iniciativa que ayuda también al mantenimiento de servicios como el colegio público de Paúles de Sarsa, donde en estos momentos cuenta con un alumnado de cinco estudiantes que están estudiando al lado de sus casas y que ayuda a dar vida a los pueblos del municipio.

“Estos servicios también ayudan a que las familias elijan poder vivir en un pequeño lugar si somos capaces de ofrecer servicios de calidad en el mundo rural”, argumenta el alcalde añadiendo que “cuando un pueblo pierde su población es muy difícil de recuperar y una de las claves es que la gente que vive en los pueblos decida por si mismos que desean para su villa”.

Obras vivienda Guaso
Imagen del edificio que se está rehabilitando.

HISTÓRICO DE POBLACIÓN

Desde la década de los años 50 del siglo pasado se vivió una sangría demográfica de la población de Sobrarbe y del municipio hacia las ciudades que dejó con pocos habitantes toda esta zona del Pirineo Aragonés. Así se llegó al año 1.991 con el número de habitantes más bajo desde principios de siglo XX. Con 6.638 personas, con una densidad de población de 3 habitantes por kilómetro cuadrado. Una vez tocado fondo comenzó un momento de crecimiento gracias a diferentes factores, pero sobre todo por la vuelta de los estudiantes que salían a estudiar a la universidad y volvían al pueblo a desarrollar su trayectoria laboral.

Ese mismo recorrido llevó el ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe que llegó a tener 1.209 personas y que en los últimos años ha conseguido alcanzar la cifra de 2.344 personas. Casi doblegando las cifras que había hace apenas 20 años. Políticas como la creación de viviendas, en estos momentos hay tres viviendas públicas ocupadas por familias que están viviendo en Guaso, Latorrecilla o Arcusa, son una iniciativa que ayudan al asentamiento de población.