COMARCAS

Alcaldes de la zona oriental abogan en Lérida por el entendimiento entre Aragón y Cataluña

Proponen la creación de un foro que incluya a la sociedad civil de ambas comunidades autónomas para abordar lo que afecte a ambos lados

Miguel Gracia se ha reunido con el alcalde Lérida y representantes catalanes
Miguel Gracia se ha reunido con el alcalde Lérida y representantes catalanes

Una apuesta por el entendimiento. Es lo que escenificaban los alcaldes del Aragón oriental y el alcalde de Lérida, Félix Larrosa, que se reunían este viernes. Allí se proponía la creación de un foro que represente a la sociedad civil de ambas comunidades autónomas para que periódicamente se debata y divulgue cada cuestión que afecte a las relaciones cotidianas en ambos lados de la frontera. Este encuentro promovido por el acalde catalán congregaba a más de una veintena de ediles de las provincias de Huesca y Zaragoza y coincidía con la tradicional feria agraria de San Miguel.

El máximo representante municipal ilerdense apostillaba que entiende la frontera como un “territorio de convivencia”, frente a los grandes titulares de las capitales que solo destacan “las discrepancias”; entiende este encuentro como un paso más en el objetivo de "activar mecanismos que piensen en las personas y en un mayor dinamismo económico de ambas zonas".

El presidente de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), Miguel Gracia, apelaba a trasladar a la política y a todas las instituciones el modelo de entendimiento que ponen en práctica a diario los habitantes de la franja.

Los representantes municipales ponían de manifiesto que "el enfrentamiento no le va bien a la gente ni a la actividad económica” en ambas zonas. La gran clave de esta reunión podía estar en la frase que pronunciaban los alcaldes aragoneses (La Litera, Bajo Cinca y Ribagorza): “Es más lo que nos une que lo que nos separa; cada uno sabemos que somos aragoneses, que son catalanes, pero esa proximidad hace que nuestra cultura sea prácticamente la misma".

El protagonismo, por tanto, en la reunión lo tenían las relaciones de vecindad que unen a todos los niveles en la Franja o Aragón oriental. Gracia señalaba que "nuestros antepasados se han relacionado, se han casado, han comerciado, han compartido servicios, han ido a la escuela, a la universidad, a los hospitales, y han ido a trabajar al otro lado con normalidad, han hablado lo mismo desde hace mil años y jamás dejaron que creciera una frontera de división entre los pueblos" y hoy se siguen compartiendo “los servicios, las relaciones comerciales y proyectos conjuntos de desarrollo en estos territorios, por eso no debe de crecer una frontera de división”.

Por su parte, el alcalde de Lérida, Félix Larrosa, aseguraba que va a trabajar "con convicción" porque "las relaciones entre Lleida y la Franja, la Franja y Lleida no se entienden si no es en base al acuerdo". Algo en lo que han estado de acuerdo los representantes aragoneses que creen firmemente "en el entendimiento y la colaboración entre nuestros pueblos y nuestra gente, que siempre han querido vivir juntos y sin obstáculos".

El presidente de la institución provincial oscense enfatizaba en que no se puede permitir que “la sociedad se radicalice, unos queriendo levantar fronteras y otros abrazándose al españolismo más rancio” y el “gran proyecto político de nuestra generación no debería pasar por la ruptura”, sino por una integración cada vez mayor en la Unión Europea.

La reunión de este viernes demostraba, según Gracia y Larrosa, "la normalidad" entre los territorios fronterizos, donde se vive "una realidad muy diferente al conflicto que se plantea".

Comentarios