fiesta de interés turístico

Ansó celebra su Día del Traje, Fiesta de Interés Nacional

Día del Traje Ansotano
El Día del Traje Ansotano se celebra hace 48 años

Un año más, y ya van 48, el último domingo de agosto se celebra el Día del Traje Típico Ansotano, una celebración que está declarada de Interés Turístico Nacional y que llenará las calles del pueblo de colorido y tradición. Este homenaje a sus raíces se convierte en un gran día para los ansotanos y para cientos de visitantes que acuden a disfrutar de la gran variedad de trajes, hasta once, que proceden de Ansó y que son todo un símbolo de este pueblo pirenaico.

Este domingo 26 de agosto la jornada comienza a las 9 de la mañana. La hospitalidad de los lugareños se demuestra en un almuerzo a base de migas con el que invitan a los visitantes. “Es una forma de recrear, también, la vida y las costumbres de un pueblo de montaña, donde se almorzaban migas y un trago de vino.”, explica su alcaldesa. Montse Castán.

A las 10 horas se escenifican en diferentes plazas escenas de la vida cotidiana. Recrean cómo se vivía cuando estos trajes todavía se vestían y lo hacen, no sólo con sus trajes, sino con elementos que escenifican una escuela, el interior de una vivienda o el momento en el que las mujeres se vestían entre sí. Todo ello, sirviéndose de la arquitectura popular que conserva el pueblo como sus calles empedradas.

Tras la recepción de autoridades en el Museo del Traje y el saludo de la alcaldesa desde el balcón del Ayuntamiento, comienza el acto central en la plaza Domingo Miral. Hasta un centenar de ansotanos desfilan con diferentes trajes, antiguos o recuperados fieles a la historia, en la pasarela que se instala en la plaza. Hay once variedades diferentes de traje ansotano y cada año una persona conocedora de ellos va explicando sus peculiaridades o para qué ocasión se usaban. Será Inma Bescós.

Durante buena parte de la jornada les acompañará el Grupo Folkórico Alto Aragón de Jaca, el elegido este año tras ceder uno de los trajes tradicionales que usan en sus actuaciones.

Ansó lleva muchos años trabajando en la recuperación de este patrimonio histórico. Gracias a ello ha conseguido un gran ropero y tiene un Museo dedicado a su traje. “Hace tantos años en Ansó se dieron cuenta del atractivo que tenía una recreación, algo tan de moda hoy en día.”, explica su alcaldesa. A partir de allí, muchos han sido los que han trabajado por su conservación e impulso. Actualmente, explica Montse Castán, “este día irradia alegría” y “a la gente joven y de todas las edades le hace muchísima ilusión vestirse con el traje.” Una muestra es que el traje de fiesta, por ejemplo, siempre requiere un sorteo porque hay más demandantes que trajes.
Los primeros quince días de agosto los interesados en vestirse se apuntan en el Ayuntamiento. Los días previos, las mujeres del ropero convocan a los inscritos y se van repartiendo en función de la talla y los trajes que poseen.

Comentarios