GANADERÍA

Antonio Aniés, pastor de Alquézar, reconocido por la Asociación de Ganaderos de Guara

A sus 82 años, pastorea junto a su hijo su rebaño de más de 1.000 ovejas. Este jueves recogerá el premio ‘La huella de Chapu’

Antonio Aniés
Antonio Aniés, pastor de Radiquero, recogerá el premio 'La huella de Chapu'.

El premio de la Asociación de ganaderos de la Sierra de Guara lo recogerá este jueves Antonio Aniés, quien a sus 82 años es el único pastor que todavía se ve por los aledaños de Alquézar con su rebaño de ovejas. Este martes se daba a conocer en la DPH el nombre que este año seguirá con ‘La huella de Chapu’, después de que en una primera edición fuera el ganadero Alejandro Sierra, de Las Bellostas, y en la pasada, el grupo de investigación Sistemas agro-silvo-pastorales sostenibles.

En todos los casos, se reconoce el mérito de quienes investigan, apoyan o contribuyen a fomentar la ganadería tradicional en el medio rural y su punto de partida está en dar continuidad a la labor emprendida por José Luis Gracia Chapullé, reputado ganadero de ovino en Aragón y veterinario que impulsó la creación de la Cooperativa de Sobrarbe y se mostró un acérrimo defensor del desarrollo de la ganadería extensiva en armonía con el medio natural.

Una vida dedicada al pastoreo desde Radiquero, en el Somontano Alto y dentro de un entorno natural protegido como es la Sierra de Guara, es lo que define a Antonio Aniés. “Es el tipo de persona que Chapullé valoraba por sus habilidades agropecuarias, su sabiduría y, sobre todo, por su sencillez”, así se expresaba el presidente de los ganaderos de Guara, José Luis Barbanoj, quien ha estado acompañado por el veterinario Pedro Cortina y la responsable de Desarrollo Territorial en la DPH, Maribel de Pablo.

BARBANOJ ANIES 1

pResentacion la huella de Chapu
Presentación del premio 'La huella de Chapu' en la DPH.

Al abrir este acto, Maribel de Pablo ha querido hacer visible lo que supone la presencia diaria y la labor cotidiana de los ganaderos y pastores en la provincia porque “lejos de lo que a muchos les pueda parecer, si nuestro medio natural se ha conservado en condiciones ha sido por la presencia y trabajo de las gentes que lo tienen como su entorno de trabajo y cuya actividad económica también de él”, ha resaltado.

Un novedoso proyecto de vallados virtuales

La concesión del premio 'La huella de Chapu' es uno de los actos organizados durante la asamblea anual que esta asociación, integrada por más de medio centenar de ganaderos de la Hoya de Huesca, Alto Gállego, Sobrarbe y Somontano, celebra este jueves, 21 de marzo. En esta ocasión, quiere mirar a actividades más allá del ámbito propiamente ganadero e incluye charlas técnicas centradas en el cultivo de a trufa y visitas al interior de la presa de El Grado y su piscifactoría.

Una sesión en la también se debatirá acerca de la situación actual del sector que, a juicio de su presidente, José Luis Barbanoj, “se encuentra vapuleado por muchos factores” entre los que sobresale la PAC, puesto que “plantea verdaderos problemas para que nuevas explotaciones de ganadería extensiva salgan a la luz con unas leyes que no reparan en las diferencias orográficas que soporta cada zona del territorio”. Es la preocupación de Barbanoj que también se ha referido a “la amenaza del lobo” que, según él, “vendrá a poner la puntilla final a la pérdida del sector agropecuario”.

En el encuentro con los medios, tanto el responsable de la asociación como el veterinario Pedro Cortina han afirmado que la burocracia no debe estar por encima del resto de cuestiones que atañen al mundo ganadero. A día de hoy también están trabajando simultáneamente en varios proyectos, entre los que ha destacado por su carácter novedoso es en el que participan para el diseño y desarrollo de vallados virtuales.

Comentarios