INFRAESTRUCTURAS 

Aprobado el proyecto de ampliación del puente de la N-260 sobre el río Ara en Broto

El presupuesto base de licitación es de 810.667 euros

Broto
Puente de la N-260 a su paso por Broto.

La Secretaría de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha dado el visto bueno al proyecto de construcción “Reparación y ensanche del puente sobre el Río Ara en Broto” cuya última actualización data del año 2017. El presupuesto base de licitación es de 810.667,71 euros. 

El Ayuntamiento de Broto confía en que tanto la licitación como el comienzo de las obras se produzcan en 2022. El proyecto aprobado dignificará el acceso al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y favorecerá una fluida comunicación entre los dos barrios de la localidad, separados por el puente que actúa de único nexo de unión.

La alcaldesa de Broto, María Carmen Muro, considera la aprobación del proyecto “vital para la vertebración y el desarrollo de la localidad” y explica que “gracias a la perseverancia del equipo municipal, que nunca dejó de reivindicar la necesidad de dicha obra, celebramos esta buena nueva”. El puente, que tiene 7,80 metros de anchura incluyendo arcenes de apenas ochenta centímetros para los peatones, se construyó en los primeros años de la década de 1940 y desde entonces no se han emprendido obras significativas de conservación y mejora.

Broto
Panorámica de Broto.

Cabe recordar que este paso elevado se integra en la N-260, p.k. 477,750 y es la vía principal de acceso al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Antes de la construcción del tramo Sabiñánigo-Fiscal, el trayecto para quienes provenían del oeste o del sur de la península era Sabiñánigo, Biescas, Yésero, Puerto de Cotefablo, y Torla, sin cruzar Broto. El recién aprobado proyecto dignificará el acceso al Parque Nacional y apostará por la fluida comunicación entre los dos barrios del pueblo, separados por este puente que actúa de único nexo de unión.

El proyecto contempla la ampliación de la calzada del puente, que pasará de tener 6,20 metros de anchura a 7 metros, aliviando sustancialmente el tránsito. Dispondrá, a su vez, de 2,40 metros de acera a cada lado, garantizando la prevención de accidentes. La anchura total del puente rozará los 12 metros. Además de los trabajos de ampliación también se emprenderán tareas de reparación que supriman el proceso de corrosión al que se ve sometido.

La  demanda se remonta a principios de los años 2000. La Dirección General de Carreteras dio orden de estudio para la redacción del proyecto en el año 2007. Desde entonces han sido muchos los contratiempos que han dilatado la espera y varias las ocasiones en las que el Ayuntamiento de Broto ha transmitido al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana la urgencia de llevar a cabo estas obras. Una vez se resuelva el proceso de licitación pública y las obras queden adjudicadas, el plazo de ejecución será de dieciocho meses.