ARAGÓN

Aragón aumenta su presupuesto en materia de incendios forestales

El presupuesto de 2018 supone un aumento de más del 50% van a ser 1.282 personas las que trabajarán en el operativo en época estival

Este 2013 ha sido el mejor de los últimos 10 años
El Gobierno de Aragón destinará más de 28 millones de euros

En el año 2018 la Comunidad Autónoma de Aragón continúa realizando un importantísimo esfuerzo en materia preventiva y de extinción de incendios forestales. Destacando de nuevo un incremento del presupuesto sobre la contratación del operativo de 2 millones de euros respecto del año 2017. Cabe recordar, que ya el año pasado se había incrementado el presupuesto en 3,7 millones de euros para este cometido, por lo que contamos en la actualidad con 28,5 millones de euros.

De ellos, el 75% corresponde a la contratación de las cuadrillas (21,27 millones de euros). Respecto a la media de la legislatura anterior, el presupuesto de 2018 supone un aumento de más del 50%. "Lo que ha permitido un incremento en el periodo de contratación de la mayor parte de las cuadrillas, que para el caso de las cuadrillas helitransportadas alcanza los 12 meses del año (96 personas), por vez primera. En total, 1.282 personas trabajarán en el operativo en época estival", ha destacado Olona.

El análisis de causas de los incendios forestales continúa demostrando que la acción humana está detrás del 95% de los incendios causados en los meses de invierno y primavera y del 75%-80% de los causados durante todo el año. “Convirtiéndose las labores de prevención, divulgación, sensibilización, disuasión, etc., en la herramienta fundamental para modificar las conductas y mejorar las actuaciones que pueden ser causa de inicio de incendios”, ha señalado el consejero.

Conviene señalar que en materia de prevención, los presupuestos públicos se aplican a una serie de medidas que por sí solas no evitan, ni en el futuro evitarán, los incendios forestales. “Responder a esta amenaza, depende cada vez más de la colaboración de todos, ciudadanos, medios de comunicación y conjunto de la sociedad, para reducir al máximo, las causas humanas que originan los incendios”, tal y como ha recordado Olona, quien además se ha referido a la “necesidad de la conservación de la ganadería extensiva y su labor de limpieza del monte”.

Por todo lo anterior, se reitera un mensaje a la ciudadanía de prudencia y precaución en las actividades al aire libre que puedan generar riego de incendio forestal. Debiendo tomar responsabilidad sobre todas las acciones que se realizan en el medio natural. Hay que recordar que gran parte de los incendios forestales comienzan, en realidad “fuera del bosque” y en descuidos o accidentes.

En lo que llevamos de año, la estadística de incendios forestales nos ofrece normalidad en los meses de enero y febrero, y unos índices muy claramente por debajo de la media histórica entre marzo y mayo. Este resultado es consecuencia de una primavera excepcionalmente lluviosa y húmeda. “El mes de junio y la campaña estival parte con unas condiciones de riesgo anormalmente bajas por el estado vegetativo de los combustibles, muy hidratados y con retraso en la fenología, lo que, a priori, reducirá el periodo de sequía estival y de disponibilidad para arder. Aunque la situación puede cambiar y resultar un verano extremadamente caluroso como los anteriores”, ha expuesto el director general de Gestión Forestal Caza y Pesca, Ángel Berzosa.

Hasta el 31 de mayo hemos tenido 116 incendios forestales, que han afectado a 159,27 ha, de las que 18,18 eran arboladas (el 11,41%). Tanto el número de incendios como la superficie forestal afectada están por debajo de la media histórica 2001-2017 (187 incendios y 475,07 ha, respectivamente) para este mismo periodo. Indicar que el 71% de los siniestros se han quedado en conatos (menos de 1ha) y tan solo el 6% de éstos han superado las 5 ha. En este sentido, Berzosa ha destacado que en Aragón estamos por encima de la media en rápida intervención, “dejando en conato el 77% de los incendios forestales.

En el año 2017 se produjeron 464 incendios forestales con una superficie quemada de 908 hectáreas con solo 256 hectáreas arboladas. El de mayor dimensión fue el de Torre La Ribera con 202 hectáreas.

Comentarios