ECONOMÍA

Arranca la campaña de riego sin cupos

Las perspectivas eran poco alentadoras pero las precipitaciones de lluvia y nieve han permitido llenar gran parte de las reservas hídricas del sistema

Embalse de Mediano
Embalse de Mediano

Riegos del Alto Aragón inicia este lunes una campaña de riego inusualmente tardía, con motivo de las dificultades con los embalses de Mediano y la Sotonera. Incluso se llegó a anunciar el pasado mes de febrero en Asamblea ordinaria de la entidad que la sequía obligaría a establecer restricciones. Nadie habría imaginado semanas atrás que en este momento las reservas alcanzarían los 600 hectómetros cúbicos; representa el 65% de la capacidad, ósea dos terceras partes de lo que se necesita. Comienza, así, una campaña “normal”.

César Trillo, presidente de Riegos del Alto Aragón, explica cómo comienza la campaña 

Las precipitaciones de agua y nieve desde entonces han sido cuantiosas y persistentes y han permitido recuperar la capacidad necesaria de los embalses. Con las perspectivas actuales, sería extraño que hubiera problemas de falta de agua, aunque depende en gran medida de que el deshielo se produzca con normalidad, tal y como matiza el presidente de Riegos del Alto Aragón, César Trillo.

TRILLO 1 INICIO 25

La situación, por tanto, se ha revertido. Así se comunicaba recientemente a todos los regantes del sistema del Alto Aragón. Hace tan solo mes y medio habría sido inimaginable. Aún así, son partidarios de mantener cierta cautela porque la escasez de lluvia durante abril y mayo podría afectar a la cantidad de recursos hídricos durante el verano y conllevar reajustes en los servicios de agua.

TRILLO 2 INICIO 25

Sea como sea finalmente esta campaña, Riegos del Alto Aragón denuncia que la falta de regulación les impide ofrecer garantías con antelación de cómo se desarrollará una determinada campaña. Consideran que el gran hándicap es el retraso de proyectos como el embalse de Biscarrués y el de Almudévar.

A pesar de que ambas infraestructuras hidráulicas se encuentran en sus respectivos procesos de judicialización, ven con optimismo el reciente comienzo de las obras en Almudévar con la previsión de que concluya su ejecución en noviembre de 2021.

Trillo insiste en que el retraso de ambos pantanos, que plasmaba ya el Pacto Nacional del Agua, ha tenido consecuencias para el territorio. No olvida, sin duda, los años de grave escasez, como 2005 (el más grave), 2006 y 2012, con sequías que impedían regar los cultivos del sistema. En su opinión, la provincia carece de capacidad de almacenamiento y depende de las precipitaciones de nieve, lo que lleva a situaciones incertidumbre y limita las posibilidades de desarrollo en el sector.

Riegos del Alto Aragón en la Asamblea del pasado mes de febrero recalcaba este gran problema de la falta de regulación y lo que ello ocasiona al territorio, pero también apuntaba otras necesidades como la modernización de regadíos y las insuficientes aportaciones e inversiones de instituciones públicas para acometerlos.

Comentarios