PROTESTAS

ASAJA Aragón se manifestará en Aínsa para exigir la retirada de los osos

La concentración será el jueves, 22 de agosto, a través de la convocatoria de la Plataforma Transpirenaica, con representantes de Lérida y Navarra

Ataque a colmenas del oso
El oso Goiat atacó una veintena de colmenas en Plan

La Plataforma Transpirenaica, que coordina acciones en Navarra, Aragón, Cataluña y Francia, organiza una concentración el próximo viernes, 22 de agosto, para exigir la retirada de los osos. UAGN y Asaja Lérida fletarán autobuses desde Navarra y Cataluña para las personas interesadas, para denunciar “una situación que ya es intolerable para los ganaderos”.

En Navarra, en las localidades de Uztarroz e Isaba los ganaderos han denunciado 22 animales muertos por ataque de oso, y el Gobierno de Navarra reconoce 17. Desde Asaja Aragón denuncian que “lo mismo está ocurriendo en Aragón y Cataluña”. El último episodio, señalan, es “el ataque a un ternero de 500 kilos que niega el Gobierno de Aragón y que los ganaderos le preguntamos y nos quedamos sin respuesta, ¿qué otro animal puede haber sido?”. “Ya hemos tenido ataques en casi todos los valles aragoneses”, inciden desde Asaja.

Desde la Plataforma Transpirenaica se está trabajando para que la retirada de los osos se haga efectiva. Se ha reivindicado en reiteradas ocasiones tanto al Ministerio de Medio Ambiente como al Departamento de Desarrollo Rural del Gobierno de Navarra y Aragón y Cataluña, información sobre los osos. En la mayor parte de ocasiones, denuncian, “la pasiva por respuesta”.

“En febrero pusimos en marcha desde Asaja Aragón junto a UAGN y Asaja Lleida la plataforma transpirenaica para trabajar conjuntamente y poner en valor el papel de la ganadería extensiva en el Pirineo y durante estos meses hemos mantenido distintas reuniones”, expone Ángel Samper, secretario general de Asaja Aragón.

La Plataforma Transpirenaica exige medidas para garantizar la pervivencia de la ganadería. Inciden en que medidas como la introducción de los osos suponen “un inconveniente más para un sector en peligro de extinción”, por lo que desde esta Plataforma afirman que “articularán las medidas jurídicas correspondientes, tanto nacionales como internacionales para retirar los osos y no alteren el trabajo de los ganaderos”.

Los sindicatos agrarios inciden en que en los últimos meses, se han registrado un gran número de ataques en Navarra, Aragón y Cataluña. Consideran “intolerable que los ganaderos tengan que convivir con una osa eslovena que se ha introducido en un hábitat que no es el suyo y se desconoce el comportamiento que pueda tener incluso para las personas. Nada tienen que ver estos osos con los de la cornisa cantábrica”. Desde la Plataforma Transpirenaica consideran que “la alarma social está más que justificada” ya que en Aragón.

“En ninguno de los valles pirenaicos, ningún responsable nos ha dado indicaciones sobre cómo debemos proceder en caso de ataques, o de encontrarnos con la osa. La Administración tiene que tener en cuenta a los agentes del territorio en la toma de decisiones sobre el medio rural, de forma que las medidas medioambientales que se tomen tengan como prioridad garantizar el enfoque del medio rural y la pervivencia de la actividad económica que en ellos se realiza. Por tanto es un error, una humillación y una falta de respeto que no se cuente con el sector a la hora de tomar decisiones como introducir fauna salvaje en el territorio”, se apunta desde la Plataforma.

Los objetivos de la plataforma son dignificar la profesión del ganadero, “mediante la aplicación de medidas inequívocas orientadas decididamente a preservar la actividad ganadera extensiva como medio de vida y modelo de gestión equilibrada del territorio en serio peligro de extinción”.
Además, poner en valor la aportación social y económica de la actividad ganadera en favor de la lucha contra el despoblamiento en los pueblos y la correcta gestión del medioambiente. En tercer lugar, abogan por racionalizar la convivencia entre fauna salvaje y ganaderos, donde estos últimos no sean “ajenos” a las decisiones políticas frente a la reintroducción de especies agresivas como el lobo o el oso.

Los sindicatos agrarios pretenden también “bascular el poder de decisión sobre el medio rural hacia los agentes del territorio”, de tal forma que las medidas medioambientalistas que se tomen tengan como prioridad garantizar el enfoque del medio rural y la pervivencia de la actividad económica que en ellos se realiza.

Por último, subrayan, “donde hay ganadería extensiva no puede haber osos ni lobos. Donde haya osos y lobos no podrá haber ganadería extensiva con la consecución del desastre medioambiental que ello conlleva”.

Comentarios