BALANCE RESCATES 

Aumentan un 35% los fallecidos en montaña desde mayo hasta octubre respecto al 2017

Un verano con condiciones meteorológicas adversas ha provocado un mayor número de rescates; la Guardia Civil apela a la prudencia y a mayor prevención

Rescate nocturno de nueve barranquistas en el río Vero
Rescate nocturno de nueve barranquistas en el Vero

Los datos no son nada halagüeños. El número de intervenciones de la Guardia Civil en la montaña desde el 1 de mayo hasta el 31 de octubre alcanza 340, lo que supone un 12% más respecto al año pasado. En esos rescates, ha habido que lamentar 20 fallecimientos, son siete más respecto al 2017; es decir, las víctimas mortales se han incrementado un 35%.

Francisco Javier Vélez, Teniente Coronel- jefe de la Comandancia de Huesca de la Guardia Civil
VELEZ 1 RESCATES 23

En este balance han influido muchas razones. Algunas de las más significativas son las condiciones meteorológicas especialmente adversas durante este verano, un gran volumen de imprudencias de los montañeros tanto por la falta de conocimiento como por la falta de materiales adecuados (56%) y porque las campañas preventivas que realiza la Guardia Civil deben tener más impacto en el ámbito internacional porque muchos de los auxiliados son extranjeros.

VELEZ 2 RESCATES 23

El número de intervenciones ha sido un 12% mayor que en 2017, con 138 personas más auxiliadas. El tipo de accidente más habitual es el tropiezo o los problemas físicos que impiden continuar con una actividad, pero también extravíos y caída vertical. El perfil del rescatado mayoritario es un varón de entre 31 y 45 años no federado y que no cuenta con guía profesional.

Sin embargo, siempre hay excepciones de extrema gravedad, por la dificultad con la que los agentes rescatan a las víctimas. Los ejemplos más claros fueron una intervención a comienzos de mayo en la pared de Montrebei, varias actuaciones en la Brecha Latur en el Balaitus en Panticosa y, sobre todo, el complicado rescate en el barranco de la Foz de Fago el pasado 26 de mayo con un aumento repentino del caudal que obligó a que once personas se resguardaran en una cueva y que los especialistas pasasen la noche en la misma con más incrementos del caudal por las fuertes tormentas.

wer

Alberto Rodríguez, Teniente jefe de la Sección de Montaña de Jaca, Santiago Gómez
RODRIGUEZ 1 RESCATES 23

No hay descanso en lo que se refiere a accidentes en montaña. En las últimas semanas, los auxilios a señores de unos 70 años que salían a buscar setas y se extraviaban han sido la tónica predominante, pero las primeras nevadas de la temporada dejan un manto muy duro que puede dar lugar a muchos accidentes. Cabe recordar que, durante la época invernal, las condiciones para realizar las intervenciones se complican con condiciones meteorológicas muy adversas y con menos horas de luz.

La Guardia Civil insiste en garantizar una buena planificación de una actividad, teniendo en cuenta el número de horas que va a conllevar, la formación técnica necesaria y el equipamiento que puede ser necesario. Evitar a toda costa ir solo a la montaña y comunicar a dónde se planea dirigirse; y tener en cuenta que la actividad no concluye al terminar el ascenso porque durante el descenso se producen la mayor parte de los sucesos.

El Teniente Coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil, Francisco Javier Vélez, ha incidido en que en las 340 intervenciones se rescató un total de 20 personas fallecidas, lo que supone un 53% de aumento con respecto a la temporada anterior, destacando igualmente un incremento de más del 50% de los rescatados ilesos. Ha recordado también que cuando finalizó la temporada de invierno “ya se hizo un llamamiento para tener en cuenta las condiciones en las que se encontraba la montaña con gran cantidad de nieve y agua que hacían más peligrosas las condiciones en Pirineos y Sierra de Guara debido a los caudales de los barrancos y la existencia de acumulación de nieve, donde habitualmente en época estival ya no la hay”.

Entre las actividades que provocan mayor número de accidentes destacan por número de rescatados, el 34% en senderismo, el 27% actividad en alta montaña y un 18’5% barranquismo.

En cuanto a las causas de los accidentes, el 34’7 % se produjeron por tropiezos y caídas en el mismo nivel; el 13% por problemas físicos, y se contabilizaron un 8% como extravíos.

El perfil

El perfil del rescatado corresponde al de una persona de entre 41 y 50 años, un 24% de ellos no está federado y realiza la actividad sin guía profesional (más del 90’5%). En un 56’5% de las ocasiones sufre un accidente por sobreestimación de sus posibilidades, seguido de la falta de nivel técnico (50%) o falta de preparación física (38,5%). Finalmente, otra de las causas más comunes es la carencia en la planificación de la actividad (21,60%). Del total de personas rescatas, un 23% son extranjeras y un 22% proceden de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Asimismo, se ha informado que desde la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca se han llevado a cabo durante la época estival actuaciones relacionadas con el turismo activo, realizándose 29 inspecciones a diversas empresas de turismo activo y sociedades deportivas, notificando 299 infracciones administrativas a la Ley de turismo activo y a la Ley Orgánica 4/2015 de protección de la Seguridad Ciudadana.

Decálogo de Seguridad

1º Planificar previamente la actividad. Obtener información fiable sobre la ruta, vía de escala o barranco que se pretende hacer.

2º Informarse de la meteorología en la zona. No olvidar que en montaña la meteorología es muy variable.

3º Una vez en la zona confirmar la información previa en refugios, guías de montaña, centros de información o Guardia Civil. Las condiciones de nieve, agua o climatológicas modifican la dificultad de las rutas, vías o barrancos.

4º Llevar todo el equipo adecuado a la actividad a realizar. Material técnico, ropa, calzado, equipos de protección solar, comida y agua.

5º No hacer actividad de montaña solo. Salvo circunstancias excepcionales no dejar nunca solo a un integrante del grupo y mucho menos si está herido o fatigado.

6º Comunicar a alguien (refugio, camping, hotel, amigos, familiares) la actividad prevista y respetar lo planificado.

7º Adecuar la actividad a nuestras condiciones físicas y técnicas. Ser modestos y saber renunciar. La montaña nos esperará.

8º Llevar teléfono móvil con baterías cargadas. Y si es posible equipos de orientación, GPS, altímetro, mapas, etc.

9º La actividad en la montaña finaliza cuando regresamos a lugar seguro. Hacer cumbre es sólo la mitad.

10º Ante cualquier incidencia avisar al 062 de la Guardia Civil o a cualquier otro teléfono de emergencia. Cada minuto es importante.

Comentarios