SUCESOS

La Junta Local de Seguridad de Barbastro se reúne este viernes de manera extraordinaria

El Ayuntamiento de la ciudad del Vero exige “medidas extraordinarias y urgentes” ante los últimos altercados sucedidos en la ciudad

Aparcamiento entre las calles San Bartolomé y Oncinellas, donde se producía la última pelea nocturna.
El aparcamiento entre las calles San Bartolomé y Oncinellas es el escenario del último altercado.

La Junta Local de Seguridad de Barbastro se reúne este viernes, a partir de las 9.45 horas, de manera extraordinaria para tratar la "situación de la seguridad y la convivencia ciudadanas en Barbastro, ante las graves alteraciones ocurridas recientemente". El Ayuntamiento de Barbastro había solicitado en la mañana de este jueves la convocatoria de esta reunión "urgente" a la Subdelegación del Gobierno, y la cita se ha confirmado para tan solo 24 horas después de la petición.

El Ayuntamiento de Barbastro exige medidas “contundentes y extraordinarias” ante los acontecimientos sucedidos en la ciudad en los últimos meses, cuando se han registrado diferentes altercados protagonizados por un elevado número de implicados. Una situación que se considera "muy preocupante para la convivencia".

Además, el Ayuntamiento insta a las fuerzas del orden competentes a intensificar el control y a adoptar las medidas de seguridad necesarias para evitar que sucesos de esta naturaleza vuelvan a producirse en la ciudad. Por otro lado, el Ayuntamiento destaca la labor realizada por las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado y la Policía Local en dichos altercados, ya que su pronta intervención y su profesionalidad permitieron controlar la situación.

El último altercado se producía en la madrugada de este jueves, cuando se registraba una pelea entre dos personas en el entorno del aparcamiento ubicado entre las calles Oncinellas y San Bartolomé, según informaban a esta redacción varios vecinos de la zona. Efectivos de la Guardia Civil se personaban en la zona para controlar el suceso y mantenían una mayor presencia en el entorno para evitar que se repitiera la pelea.

Cabe recordar que en la madrugada del pasado 9 de mayo se produjo una reyerta entre dos familias en el barrio de San Hipólito que obligaba a intervenir a cinco patrullas de la Guardia Civil. Aunque en ese momento los hechos se saldaron sin detenidos, casi un mes después la operación Afraim se saldaba con ocho detenidos y tres investigados por tenencia ilícita de armas y desórdenes públicos.

Comentarios