SEMANA SANTA 

Barbastro vive con devoción la procesión del Santo Entierro

La Santa Sede ha concedido un Año Jubilar a la diócesis de Barbastro-Monzón con motivo de los 400 años de la Procesión General del Santo Entierro

Semana Santa
La Semana Santa de Barbastro está declarada de Interés Turístico Nacional.

La Procesión General del Santo Entierro se desarrollaba con normalidad y con mucho público a lo largo de todo el recorrido. La Semana Santa de Barbastro está declarada de Interés Turístico Nacional, y por este motivo llegaban este viernes muchos visitantes procedentes de Fraga, Pomar de Cinca, Ejea de los Caballeros, Barcelona y Monzón, entre otras localidades.

La Santa Sede ha concedido un Año Jubilar extraordinario a la diócesis de Barbastro-Monzón, entre los días 28 de marzo de 2019 al 28 de marzo de 2020, con motivo de los 400 años de la Procesión General del Santo Entierro de Barbastro que fue impulsada por Pedro de Ruesta, arquitecto, escultor y Prior de la Cofradía de la Vera Cruz de Huesca.

Siete cofradías con quince pasos llevados a hombros y dos mil quinientos cofrades son las cifras de la procesión del Santo Entierro de Barbastro. La Junta Coordinadora de Cofradías Penitenciales es la encargada de organizar las procesiones. El rey don Juan Carlos es Hermano Mayor Honorario de la Cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno y la reina doña Letizia es Camarera de Honor de la Virgen de la Amargura. 

AÑO JUBILAR EN LA DIÓCESIS DE BARBASTRO-MONZÓN

La Santa Sede ha concedido un Año Jubilar extraordinario a la diócesis de Barbastro-Monzón, entre los días 28 de marzo de 2019 al 28 de marzo de 2020, con motivo de los 400 años de la Procesión General del Santo Entierro de Barbastro.

Durante este Jubileo, se ha concedido la indulgencia plenaria, con las condiciones acostumbradas de confesión, comunión y oración por el Papa, a aquellos fieles cristianos que participaron el 31 de marzo en la eucaristía de apertura del Año Jubilar que concelebraron el actual obispo de la diócesis,Ángel Pérez, el obispo emérito, Alfonso Milián, y el que fue obispo de esta diócesis, el cardenal Juan José Omella, arzobispo de Barcelona, que impartió la bendición papal. La indulgencia también llega a quienes participen de los actos litúrgicos de Jueves Santo, Viernes Santo y Vigila Pascual en la Catedral y las iglesias de San Francisco y San José de Barbastro.

Comentarios