sociedad

Broto insta a vacunarse tras el aumento de contagios en las residencias

En la actualidad se encuentran activos 44 brotes en residencias, cifras similares a las registradas en diciembre

La consejera María Victoria Broto instaba a vacunarse en su visita el servicio de Asesoría Emocional del IAJ
La consejera María Victoria Broto instaba a vacunarse en su visita el servicio de Asesoría Emocional del IAJ

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales anunciaba este lunes que, en principio, no habrá restricciones en las residencias de ancianos, a pesar de los 44 brotes producidos en esta sexta ola en Aragón. Son cifras que ya se habían registrado en otras fechas de la pandemia, como en diciembre, aunque la diferencia en estos momentos, añade María Victoria Broto, es que "las personas vulnerables se encuentran ya vacunadas".

BROTO 1 BROTES 02

En la provincia de Huesca preocupa especialmente el detectado en la residencia Valles Altos de Sabiñánigo, que ya se ha cobrado la vida de dos usuarios y han resultado positivos 33 personas entre residentes y trabajadores. En ese sentido, ha recordado que lo que pasa en las localidades no es ajeno a los centros de mayores. Cuando se producen contagios en municipios, suele afectar también a los centros. "Lo que sucede en una sociedad se traslada a las residencias, que son las más vulnerables desde el punto de vista de la gestión de la pandemia", decía Broto.

BROTO 2 BROTES 02

La consejera recomendaba, además de la prueba PCR cada 72 horas para personas no vacunadas, que las personas que estén relacionadas con las residencias se vacunen. "La libertad individual choca con la seguridad de las residencias", argumentaba.

BROTO 3 BROTES 02

En la actualidad, además, no es obligatorio que los residentes que ya están inmunizados de la covid-19 utilicen la mascarilla, según una orden que publicaba recientemente el Gobierno de Aragón en el BOA. En ella se especifica igualmente que los residentes no vacunados, trabajadores y visitas deberán seguir utilizando la mascarilla de forma obligatoria. 

La decisión se suma a la de que los trabajadores no vacunados o con infección en los últimos 180 días que regresen de permiso o vacaciones debían realizarse dicha prueba con 72 horas de antelación antes de reincorporarse a su puesto.