MONEGROS

"Cada año encontramos más mosquito tigre y cada vez empezamos a encontrarlo antes"

El Curso de Entomología de Grañén está organizado con la colaboración de la Comarca de Los Monegros y del Ayuntamiento de Grañén

Curso Mosquitos Grañén
Participantes en el Curso de Entomología y Control de Vectores de Grañén

Para Mikel Bengoa, director de la Consultoría Moscard Tigre en Mallorca, “el control de mosquito tigre es tan sencillo como eliminar el foco de cría, ya que se trata de un insecto que vuela poco. Tan solo unos 450 metros puede llegar a volar en toda su vida, por lo tanto, hay que centrarse en esos focos de cría que van a estar muy cerca de esos lugares donde nos están picando, así que, es muy importante esa concienciación ciudadana que hay que hacer”.

Según informaba el entomólogo, “a futuro se están desarrollando nuevas técnicas de control de mosquitos, como la técnica del mosquito estéril o la técnica de auto diseminación de herbicidas en la que son las propias hembras las que se impregnan con insecticida y lo transportan al siguiente foco de cría, pero, a día de hoy, lo importante es la reducción de focos de cría y conseguir frenar la expansión de mosquito tigre haciendo mucha concienciación ciudadana”.

Según este especialista, se trata de “gestionar la población de adultos, porque, además de las picaduras que nos produce el mosquito tigre, el problema es que transmite enfermedades y hace que sea muy importante su control”. Cada vez hay más densidad de mosquito tigre, “allá donde llega coloniza y se expande y cada vez empezamos a encontrarlo antes. Por ejemplo, antes se consideraba que a partir del 15 de mayo empezaba la temporada de mosquitos tigres en Baleares, pero ahora el 1 de mayo ya tenemos que empezar las actuaciones porque ya lo vemos volar”.
La última ponencia ha sido la de David Bravo, de Valencia, director de CTL Sanidad Ambiental. David Bravo, quien es profesor del curso desde hace una década. Para Bravo, la clave del éxito de este curso es su gran calidad, se juntan profesores.

Especialistas de relevancia en un ámbito muy concreto. Además, trata un tema que ha ido a más como es el tema de la implicación de la entomología y la salud pública”. El especialista ha hablado sobre la gestión integrada de las plagas. “He trasladado a los alumnos la necesidad de confluir diferentes aspectos, no solo el tratamiento. Es la suma de muchos factores: primero conocer la biología de las especies, hacer planteamientos de actuaciones de acuerdo con su biología y con las necesidades que tienes y luego evaluar los resultados. Es un tema complejo, pero bonito porque muchos factores intervienen en la solución de un problema”.

Tras la ponencia de Bravo, ha tenido lugar el acto de clausura en el que todos han realizado un balance muy positivo del curso y se ha recordado la figura de Chesus Bernal, quien fuera director de los Cursos de Verano de la UZ hasta su fallecimiento el pasado mes de marzo. “ Solo soy un continuador de la labor de mi amigo Chesus Bernal, quien lo dejó todo hecho antes de fallecer” y “dedicó su vida a Aragón y a la Universidad”, ha señalado el actual director de los Cursos de Verano de la UZ, Ignacio Peiró, quien ha añadido que “es un orgullo estos cursos de tan alto nivel”, al tiempo que ha renovado la apuesta de la Universidad de Zaragoza por la continuidad del Curso de Grañén que “es un curso de actualidad desde la ciencia”. Tanto Sampériz como Budios han destacado y agradecido la labor de Javier Lucientes al frente del Curso, así como el trabajo de los técnicos comarcales Ángela Martínez y Raúl Rivarés, como pilares de esta iniciativa, junto al alumnado que un año más llenó las plazas disponibles en tan solo unas horas y ya hay lista de espera para la 19ª edición.

El alumnado también ha hecho un balance muy positivo del curso y ha estado formado por un grupo heterogéneo formado por estudiantes y profesionales del ámbito de Veterinaria, Medicina, Biología, Ciencias Ambientales, así como técnicos de empresas de control de plagas y de administraciones públicas. Lucientes ha destacado el factor humano como una de las claves del éxito del curso, al tiempo que ha subrayado las sesiones prácticas de campo como uno de los elementos diferenciadores de este curso, único en España, que se han completado con sesiones teóricas y de laboratorio.

En cuanto al contenido, este año se ha hecho especial hincapié en la mosca negra y en el mosquito tigre que está en plena expansión. Se apuesta por un tripo de control que aborde el problema del mosquito tigre mediante una combinación de métodos diferentes, “entre ellos es muy importante la educación y la información de las personas, ya que el 80 % de los lugares donde cría el mosquito tigre es en domicilios particulares”, indica Lucientes. De ahí la importancia de pequeños gestos cotidianos como poner arena en los platos de las macetas y evitar cualquier pequeño foco de agua en el jardín en recipientes que pueden ser lugares de cría del mosquito tigre. “Es importante que la gente sepa los lugares donde puede criar, para evitarlos”, indica Lucientes, quien añade que “todo esto se debe combinar con diferentes aspectos que nos permitan controlar esas poblaciones”. El curso también ha incluido el estudio de otras plagas como piojos, pulgas y garrapatas, así como enfermedades transmitidas por vectores como leishmaniosis o malaria.

Comentarios