monzón

Cambiar Monzón pide derogar el nombramiento de ‘Alcalde Honorario Perpetuo” a Franco

La propuesta además incluye la retirada  del título de 'Hijo adoptivo de la  ciudad de Monzón' y una revisión de nombramientos similares

Miguel Aso
Miguel Aso portavoz de Cambiar Monzón y firmante de la iniciativa / Monzón

Cambiar Monzón ha presentado una propuesta de resolución para derogar el acuerdo que el Pleno extraordinario del Ayuntamiento de Monzón tomó el 18 de julio de 1953, coincidiendo con el aniversario del alzamiento militar, para nombrar “Alcalde Honorario Perpetuo” así como “Hijo Adoptivo de la ciudad de Monzón” a Francisco Franco Bahamonde. La iniciativa tendrá que debatirse en el próximo pleno municipal.

El portavoz de Cambiar Monzón, Miguel Aso, señala que tanto la Constitución, como la Ley de Memoria Histórica, establecen disposiciones derogatorias de leyes, bandos, decretos y diferentes normativas de la dictadura, contrarias al espíritu de la Constitución y de dicha Ley de Memoria, por lo que “como Ayuntamiento, lo que debemos hacer es ir en la misma dirección, ejerciendo nuestras competencias, lo que incluiría derogar los acuerdos de 1953”.

Por ello, la propuesta de Cambiar Monzón también plantea la revisión y retirada de cuantos acuerdos similares se pudieran haber realizado durante la dictadura, con el objetivo de que la ciudad y el Ayuntamiento adopten el espíritu de la democracia, la Constitución española y la Ley de Memoria Histórica y que se traslade a la Delegación del Gobierno en Huesca y Aragón esta decisión.

Aso defiende que aunque la carta magna permitió un “avance notable” en libertades públicas respecto a la dictadura, “llegó hasta donde pudo llegar en ese momento histórico” y que la transición “miró hacia otro lado” y no permitió juzgar a quienes durante 40 años estuvieron al frente de las atrocidades, ni alteró sustancialmente las estructuras del poder existente.

Finalmente, resalta el portavoz de Cambiar Monzón, no fue hasta 2007 que se hizo la llamada Ley de Memoria Histórica, que, “al menos, intentó tímidamente” reconocer y ampliar derechos a favor de quienes padecieron persecución o violencia por razones ideológicas, políticas o de creencia religiosa, durante la Guerra Civil y la Dictadura y adoptar medidas complementarias destinadas a suprimir elementos de división entre los ciudadanos, todo ello con el fin de fomentar la cohesión y solidaridad entre las diversas generaciones de españoles en torno a los principios, valores y libertades constitucionales.


Comentarios