pobreza

Cáritas Diocesana Jaca atendió a 1176 personas en 2018

A las 240 familias que acudieron a pedir ayudas de alimentación, alquiler o educación, se suman los 392 transeúntes que pernoctaron en el albergue

Julián Ruiz, Marcos Lera
El Obispo dela Diócesis de Jaca, Julián Ruiz, presentaba la Memoria de Cáritas Diocesana junto al director, Marcos Lera (izquierda)

La labor de Cáritas en la Diócesis de Jaca se mantiene similar a la de años anteriores. La pobreza se cronifica y las atenciones de primera necesidad continúan sosteniendo a cientos de familias que requieren alimentos, ayudas para pagar su alquiler o facturas, o un sitio donde dormir de forma transitoria. En 2018 Cáritas destinó 17.410 euros a ayudas de vivienda, 392 personas durmieron en el albergue de transeúntes que gestionan y repartió alimentos frescos a 223 familias. El número de núcleos familiares se mantiene prácticamente estable desde 2014, una circunstancia que lejos de tranquilizar, preocupa a los responsables de Cáritas ya que supone un fracaso de los sistemas de reinserción. Marcos Lera es el presidente de Cáritas Diocesana Jaca.

La memoria presentada recoge que han realizado 4.761 intervenciones, en su mayoría en el apartado de alimentación, ropa, calzado y vivienda (2.727). Se han repartido 41.791 kg de alimentos en las despensas de Jaca (23.683 kg) y Sabiñánigo (18.108 kg). Por el albergue de transeúntes han pasado 392 personas, en su mayoría hombres (371), y en los roperos de Jaca y Sabiñánigo se han repartido miles de prendas, además de recoger 32.462 kg de ropa en los 22 contenedores colocados en ambas comarcas.

Otro de los programas que desarrollan es de ayuda a la drogadicción y a las adicciones. En este apartado atendieron a 15 personas y 6 familias. Marcos Lera pone el foco en la problemática ligada a los jóvenes, con adicciones múltiples.

Más de 100 personas viviendo en las chabolas del barrio de San Jorge
Las más de 100 personas que viven en la actualidad están lejos de las más de 400 que llegaron a habitar en ese entorno chabolista. Cáritas siempre ha estado ligada al trabajo por la erradicación del chabolismo en Jaca. Forma parte, junto con el Ayuntamiento y la Asociación Gitana Mistós, de la Fundación Thomás de Sabba, que se encarga de trabajar con las 29 familias que en estos momentos viven en el barrio chabolista de San Jorge. El número de habitantes no ha disminuido desde el año 2017, explica Marcos Lera, que añade que aunque se hayan trasladado varias familias a vivir en pisos sociales, ha aumentado la población con nacimientos.

Chabolismo Jaca barrio San Jorge
Vista aérea del barrio de San Jorge de Jaca, el único núcleo chabolista de la ciudad.

Cada año Cáritas presenta sus datos del año anterior en el entrono de la celebración del Corpus Cristi, donde sus parroquias redoblan esfuerzos en una nueva campaña de solidaridad. El Obispo de la Diócesis, Julián Ruiz, presentaba esta campaña a los medios y valoraba la difícil situación de necesidad por la que pasa la sociedad. Hacía especial hincapié en la soledad no deseada y para combatirla aseguraba que quieren promover desde la Diócesis alguna iniciativa.

Otro de los datos que destacan de la Memoria de 2018 son los 32.588 euros que han enviado a países en vías de desarrollo como Bolivia, países del llamado Cuerno de África, Venezuela o Haití.
El presupuesto gastado en 2018 ha ascendido a 333.371 euros, la mayoría (133.498) se destinaron a acogida y atención primaria. Respecto a los ingresos (345.535), destaca los 128.943 euros procedentes de legados y los 96.446 euros de campañas de captación de recursos, además de los 24.357 euros de las cuotas de socios o los más de 28.000 procedentes de subvenciones públicas.
Su capital humano suma 89 voluntarios, 602 socios, 173 donantes, además de cinco trabajadores.

Comentarios