camino santiago

Carlos Núñez cautivó al público con su concierto en Siresa

Carlos Nuñez en Siresa
Concierto de Carlos Nuñez en Siresa

El concierto en Siresa del XXVII Festival Internacional en el Camino de Santiago tenía un nombre propio: Carlos Núñez. Cierto que se trata de un artista que no necesita presentación, cierto que poco hay que descubrir… pero ese talante tan maravilloso, inconformista y soñador, de revisitar las fuentes, investigar, conjugar y hacerse con ellas, consigue que el músico siempre crezca y se enriquezca y, por ende, todos los espectadores que pudieron gozar con la honestidad de su música, viviendo cada concierto, cada propuesta, como nuevos. Este era el primer concierto que realiza en acústico en España. Además de su grupo habitual, en esta ocasión también contó con la colaboración de los Musicaires de Graus, donde uno de sus componentes interpretó varias canciones con el Salterio

El concierto de Núñez, con su música medieval, recordando las Cantigas fue una oda a la vida, a la naturaleza y a nosotros mismos. Se trataba de un abordaje a la tradición medieval, al del espíritu más jovial y alegre de un Shakespeare, lírico y místico, cual Sueño de una noche de verano, invitador siempre al consuelo, a la paz y a la sonrisa.

Buscando construir formas puras con su música, la fantasía sonora de Núñez se adueñó de Siresa. Organizado por la Diputación de Huesca, Núñez obsequió al público con el rumor de los pasos en el tiempo. Como en el Camino de Santiago francés por Aragón, la Vía Tolosana, desde el siglo IX, un paseo que en el fondo también conectó el alto del Somport con Santiago de Compostela, a 858 km. Esta vez el peregrino de la música fue Carlos Núñez y compartió su buena nueva como nadie. Por algo terminó el concierto, todos juntos cogidos de la mano, bailando.


Comentarios