N-260

El valle de Benasque recupera su acceso habitual con la apertura de la N-260

Este jueves, a las 10h, se reabría al tráfico el tramo entre Campo y Seira que ha permanecido cerrado 4 meses

Ribagorza N-260 1 julio
Normalidad en la circulacóon en las primeras horas de apertura de la carretera entre Campo y Seira

Tal y como había anunciado el Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana, este jueves, a las 10h, ha vuelto a abrirse al tráfico el tramo de la N-260, entre Campo y Seira que ha permanecido cerrado casi cuatro meses desde el pasado 6 de abril. En estas semanas, además de continuar con las obras de acondicionamiento, se han reparado los daños producidos por un desprendimiento en el congosto de Ventamillo, y también se ha actuado en la ladera que se deslizó el pasado mes de abril arrastrando piedras de gran envergadura, cortando por completo la carretera y retrasando la apertura que, inicialmente, estaba prevista para el 14 de mayo.

La subdelegada del gobierno en Huesca, Silvia Salazar, confirmaba la apertura y el cumplimiento de los plazos previstos. Recordaba a los conductores las limitaciones, en cuanto a velocidad y cortes intermitentes, con las que se va tener que circular.

Silvia Salazar, subdelegada del gobierno en Huesca
Ribagorza N-260 1 julio 2
Imagen de uno de los avances de las obras en uno de los dos túneles que contempla el proyecto

El alcalde de Campo, Eusebio Echart, se mostraba satisfecho con la apertura de la carretera, una buena noticia, decía para todo el territorio pone fin, de momento, a un período complicado. Añadía que el tramo entre Campo y el desvío de Senz está finalizado y recomendaba a los usuarios circular con precaución y paciencia.

Eusebio Echart, alcalde de Campo

José Ignacio Abadías, alcalde de Benasque, calificaba la apertura de la carretera como una buena noticia que espera que, este verano, haga lo más eficaz posible, el acceso de los turistas al valle. En la misma línea se pronunciaba José María Ciria, presidente de la ATEVB.

José Ignacio Abadías y José María Ciria

A pesar del avance en las obras de acondicionamiento de la N-260, el territorio, alcaldes y empresarios, siguen reivindicando una solución definitiva para el congosto de Ventamillo, que pasa, como única medida segura, por construir uno o dos túneles, y la mejora de todo el eje hasta Vielha.