sanidad

Cemsatse amenaza con una huelga sanitaria si no hay “medidas que eviten la asfixia de la sanidad aragonesa”

Critican falta de previsión de la Administración y reclaman mejoras laborales

Cemsatse concentración frente al Pignatelli
El sindicado Cemsatse ha realizado un primer acto simbólico de concentración que seguirán promoviendo todos los jueves

El sindicato de médicos y enfermería Cemsatse comenzaba este martes con una concentración simbólica ante la sede principal del Gobierno de Aragón en Zaragoza, un calendario de movilizaciones que invita a los profesionales sanitarios a sumarse todos los jueves. En sus reivindicaciones hay mejoras de las condiciones laborales, las que, aseguran, acordaron hace más de un año y no se han llevado a cabo, y también critican “el abandono de los responsables políticos y la falta de planificación ante la segunda ola del coronavirus”.

“Los problemas que hemos denunciando durante años se han agravado con la pandemia hasta llegar a una situación insostenible, no hay recursos ni plantillas suficientes y los profesionales estamos agotados, sin que se nos reconozca además el esfuerzo extra que realizamos a diario para suplir estas carencias”, denuncian.

Las protestas continuarán con concentraciones de médicos y enfermeros todos los jueves a las 17,00 horas frente a la sede del Salus y otros edificios de la DGA. Si el 3 de diciembre no se han atendido sus reivindicaciones, el sindicato mayoritario de la Sanidad aragonesa amenaza con convocar una huelga general.

Falta de previsión para habilitar puntos de vacunación de gripe o EPIs
Una de las principales quejas hacia la Administración, explica esta coalición de sindicatos formada por Cesm, Fasamet y Satse, es la imagen de los centros de salud que está llegando a los ciudadanos, con la combinación de la asistencia presencial y telefónica. Los profesionales de Atención Primaria subrayan que “estamos abiertos, con múltiples labores, y la gente en ningún momento está desasistida, quien necesita una cita inmediata la tiene ese mismo día o al siguiente”. Además para ellos supone mucho más trabajo, atendiendo hasta al doble de pacientes por jornada. Por ello, se reclaman campañas de información que expliquen los procedimientos y todo el trabajo que se realiza, así como también medidas para una mejor organización, que descarguen las tareas burocráticas en otros profesionales.

De la misma forma, se incide en la falta de planificación tras la primera ola del coronavirus para garantizar no solo el servicio, sino incluso la seguridad de profesionales y pacientes, con medidas en aforos o circuitos que eviten contagios. Como por ejemplo habilitar puntos específicos fuera de los centros de salud para la campaña de vacunación de la gripe.

Otro aspecto que denuncian es la falta de EPIs en distintos centros, un incumplimiento reiterado de los derechos del personal que ya ha sido condenado por el Tribunal Supremo, a iniciativa de CESM. Y en Aragón también por los Juzgados de lo Social de las tres provincias.

Recompensa del trabajo extra
Los sindicatos reclaman que de modo inmediato “se reconozca y se recompense”, como han hecho otras comunidades, el trabajo extra que están realizando los profesionales y se planifique el futuro, de cara a cubrir las próximas jubilaciones, ampliando las plantillas actuales. Este incremento y su consolidación con contratos de larga duración era uno de los puntos que el año pasado se acordó tratar en el acuerdo de desconvocatoria de huelga, añaden. Para ello se crearon dos grupos de trabajo (Atención Primaria y Hospitalaria) y reclaman retomarlos con un calendario firme.

Reivindicaciones laborales
Estos sindicatos piden negociar distintas cuestiones sobre las condiciones laborales, como, entre otras, la retribución de horas de guardia y complementos, la redefinición de los puestos de difícil cobertura, la revisión del sistema de Atención Continuada o los ratios de personal de enfermería. Además, denuncian incumplimientos en la política de traslados, bolsas de empleo y oposiciones.

En este apartado se incluye también la reivindicación de un acuerdo de mejora de las condiciones de trabajo del personal en formación vía MIR/EIR, que CEMSATSE ha elaborado junto con la Asociación MIR España (AME). El difícil contexto de la pandemia, ha aflorado la precaria situación de este colectivo, con problemas propios como la falta de tutorización y jornadas extenuantes para no contratar más personal, por lo que, como ha pasado en otras comunidades, los afectados están estudiando una huelga propia que se añadiría a las movilizaciones convocadas.

A estas iniciativas en el ámbito regional se suma una huelga general convocada por CESM en todo el territorio nacional para el martes 27 de octubre. El detonante ha sido la aprobación del Real Decreto Ley 29/2020, de 30 de septiembre, en el que “ante la segunda ola que vuelve a desbordar la asistencia sanitaria la única solución que ofrece el Estado es contratar a no especialistas para hacer tareas de éstos, reconocimiento exprés de títulos de especialista obtenidos en países extracomunitarios y obligar a los especialistas a realizar funciones de especialidades que no les son propias”.

CEMSATSE resalta finalmente que los problemas que sufre la Sanidad están aumentando además la incidencia de las agresiones sanitarias.