COMARCAS

CHA Alto Aragón alerta de la instalación de una línea de alta tensión entre Valsalada, Laluenga e Isona

Contará en un principio con seis parques eólicos y la mayoría de ellos serán construidos en Almudévar. En un futuro, se ampliará hasta 18 parques

Joaquín Palacín y David Félez reclamaban coherencia ante la instalación
Joaquín Palacín y David Félez reclamaban coherencia ante la instalación

CHA Alto Aragón ha mostrado este martes su preocupación por la aparición y tramitación del proyecto de instalación de una línea de muy alta tensión entre las zonas de Valsalada, Laluenga e Isona, la cual implicará también la construcción de diversos parques eólicos en la zona de Almudévar.

Un proyecto que desde el grupo político consideran que “puede generar conflictos” en las comarcas de la Hoya de Huesca, Somontano de Barbastro, Cinca Medio, La Litera y Ribagorza. Y es que se trata de una línea de 49,5 MW, rozando el límite de lo estimado y sumando a ello la construcción, en un principio, de seis parques eólicos sin tener en cuenta el impacto que supondrá en la zona, tal y como auguraba Joaquín Palacín.

PALACIN 1 CHA 14

El propio proyecto indica que, en un futuro, se espera que acaben incorporándose 12 parques eólicos más y cinco plantas fotovoltaicas. Cada parque contará con nueve molinos con un área de barrido de dos campos y medio de fútbol. “El impacto paisajístico será muy grande”, indicaba también David Félez, coordinador de Rolde de Medio Ambiente de CHA.

FELEZ 1 CHA 14
FELEZ 2 CHA 14

Liderado por Forestalia el plan, desde CHA reclaman el despropósito que obtendrá el Alto Aragón con su instauración, pues “no generará empleo en la zona” y “el beneficio se va fuera”, Así, Félez alertaba de que “Aragón ya produce el doble de lo que consume”, estimando que se multiplicará notoriamente en los próximos años en caso de que este tipo de proyectos sigan adelante.

Desde CHA se ha denunciado también la indefensión ciudadana y de los ayuntamientos afectados ante la envergadura de un proyecto de estas dimensiones, así como la prepotencia y falta de transparencia con la que actúan los promotores de un proyecto impulsado por una empresa con sede en Madrid para transportar energía que se producirá en Aragón, con destino a Cataluña.