COMARCAS

CHA exige mejorar el cruce de la N-260 con la N-230 por su peligrosidad

El pasado 3 de enero CHA trasladó toda una
serie de iniciativas, que registró el Senador de Compromís, Carles
Mulet, relacionadas con la mejora de la seguridad del tráfico rodado
en la intersección de las carrreteras N-230 y N-260, dependientes del
Gobierno de España: ¿Qué actuaciones tiene previstas el Gobierno de
España para atender las demandas del municipio de Montanuy relativas a
la peligrosidad del cruce entre las carreteras N-230 y N-260,
dependientes del Ministerio de Fomento?, ¿en qué plazo de tiempo?,
¿con qué inversiones?, ¿por qué motivo se ha paralizado un proyecto
que se comenzó desde la Delegación de Fomento en Huesca, hace dos años
ya, para diseñar una rotonda en esta zona con el objetivo último de
mejorar las condiciones de seguridad vial del tráfico rodado en la
zona?, ¿cuándo se va a abordar la reforma integral de la N-230 a su
paso por Aragón?.

La respuesta escrita con fecha 20 de febrero no puede ser más
desalentadora, y el que el Gobierno de Pedro Sánchez no considera como
especialmente peligroso este cruce, y lo argumentan en que los
accidentes no han conllevado víctimas. El Gobierno de España niega no
plantea ningún proyecto de reforma de esta intersección dado que esta
actuación no forma parte de las actuaciones inmediatas del Ministerio.
No obstante, en el Estudio Informativo de acondicionamiento de la
carretera N-230 entre Sopeira y el túnel de Viella, sí que se prevé la
construcción de una glorieta en ese punto.

Joaquín Palacín, Secreterio Territorial de CHA-Alto Aragón considera
que "esta respuesta es una demostración clara de la falta de
compromiso del Gobierno de España con las infraestructuras aragonesas,
y en este caso con la demanda que existe en Ribagorza para que se
mejore este cruce y se lleve a cabo la mejora de la N-230 en su
totalidad, una vez más los aragoneses y aragonesas tienen que tomar
nota".

Comentarios