INFRAESTRUCTURAS

CHA muestra su preocupación por el tramo de la N-260 entre Castejón de Sos y la N-230

Consideran que la falta de un proyecto para los 37kms de este tramo lo convierten e un 'cuello de botella' 

Joaquín Palacín
Joaquín Palacín, presidente de CHA.

El presidente de CHA, Joaquín Palacín, ha indicado acerca de la decisión del Gobierno de España de no contemplar ningún proyecto de acondicionamiento en la N-260 desde Castejón de Sos hasta su conexión con la N-230 que este tramo es el único de la citada nacional, desde Port Bou a Sabiñánigo  en el que no se ha previsto llevar a cabo ninguna intervención pese a ser la carretera que une los parques nacionales de Aigües Tortes y Ordesa y Monte Perdido. Argumentar una baja densidad de tráfico para no actuar, es, dice Palacín, ‘poco presentable’.

El eje Pirenaico N-260, desde Port Bou a Sabiñánigo, tiene tres tramos pendientes de acondicionamiento. Los casi 12 kilómetros entre Campo y el Congosto de Ventamillo, en el cual se está actuando en este momento, los casi 14 kilómetros entre Fiscal y los túneles de Balupor cuya licitación no llega nunca pese a acumular muchos años de presencia en los presupuestos generales, y los 37 kilómetros entre Castejón de Sos y la N-230 ya en Cataluña, tras atravesar los puertos de Fades y Espina, que no cuenta siquiera con proyecto redactado.

Por todo ello a través del senador de Compromís, Carles Mulet, Chunta Aragonesista registró una pregunta recordando al Gobierno de España que este tramo está pendiente de acondicionamiento y preguntando sobre la previsión de licitar la redacción del proyecto. La respuesta ha sido la siguiente: “El tramo de la carretera N-260 entre Castejón de Sos y la carretera N-230 fue objeto de rehabilitación del firme hace pocos años, encontrándose en buenas condiciones de conservación, por lo que en el momento actual, dada la escasa intensidad de tráfico que soporta, no se prevé ningún otro tipo de actuación”.

Para Joaquín Palacín, Presidente de CHA “resulta muy preocupante que el Gobierno de España no quiera comprometerse siquiera con la redacción del proyecto de acondicionamiento de este tramo de carretera, es decir, se convierte en el único tramo de la N-260 entre Port Bou y Sabiñánigo, que ni se ha acondicionado ni se tiene previsto acondicionar, convirtiéndose en un “cuello de botella”.

Palacín explica que la sinuosidad que presenta este tramo carretero que transcurre por municipios con poca población no lo hace atractivo para los conductores que eligen otras opciones con más kilómetros pero más rápidas, por lo que argumentar baja intensidad de tráfico para no acondicionarlo nos parece poco presentable y deja a esta parte de la Ribagorza en el ostracismo frenando sus posibilidades de desarrollo, pese a que se trata de una comunicación que une los Parques Nacional de Aigües Tortes y Ordesa y Monte Perdido”.

Comentarios