MEDIO AMBIENTE

Ciclo de charlas de investigadores del Instituto Pirenaico de Ecología por el Centenario de Ordesa

La primera sesión será en Fanlo el 6 de julio sobre ‘Los pastos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y su utilización ganadera’

Imagen del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.
Imagen del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

El Instituto Pirenaico de Ecología-CSIC, dentro de las actividades de conmemoración del Centenario del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, ha organizado un ciclo de conferencias impartidas por sus investigadores sobre algunas de las principales líneas de estudio que se desarrollan en el espacio protegido y su entorno.

La evolución y recesión de los ecosistemas pastorales y su importancia en el mantenimiento de la biodiversidad; la afección del abandono de prácticas tradicionales en el área pirenaica y sus consecuencias ambientales, o la evolución del ibón de Marboré como indicador de los cambios sufridos en la cordillera y su importancia como medidor de los efectos del cambio global son algunas cuestiones que se tratarán en estas sesiones.

El Instituto Pirenaico de Ecología es uno de los 20 centros del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) especializado en Recursos Naturales, el único de ellos radicado en Aragón y el único en España centrado en montañas. A lo largo de 2018 celebra sus 75 años de historia, un tiempo en el que ha participado en estudios ambientales de más de 50 países, siempre con una estrategia científica integradora en ecología terrestre y cambio global, y bajo una doble faceta holística e histórica. Desde sus orígenes en Jaca en 1942, el IPE ha mantenido una estrecha vinculación con la cordillera pirenaica y con Ordesa, y las investigaciones en el espacio protegido han sido continuadas.

La primera de las conferencias programadas tendrá lugar el viernes 6 de julio a las 19.00 horas en el Centro de Visitantes de Fanlo y correrá a cargo de Ricardo García González, científico titular del IPE-CSIC, quien hablará de ‘Los pastos del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y su utilización ganadera’. García González realiza estudios sobre el ecosistema pastoral en el parque desde 1990, atendiendo a los dos elementos que configuran dicho ecosistema: el pasto y los herbívoros. Sus investigaciones se han centrado sobre todo en la composición de los pastos y su valor nutritivo, el impacto del pastoreo sobre la vegetación y el uso sostenible de los pastos.

La conferencia abordará aspectos en relación a la perspectiva histórica del uso pastoral del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y se dará a conocer la cartografía de los pastos en el espacio y las cargas ganaderas. También se tratarán cuestiones como la conducta y alimentación del ganado en puerto, el valor eco-pastoral de los pastos y los desafíos futuros del uso pastoral.

PROGRAMA DE CONFERENCIAS

Viernes 20 de julio, Ayuntamiento de Bielsa, 18.00 horas
‘El ibón de Marbóre: testigo de nuestro pasado, centinela de nuestro futuro’.Por Blas Valero Garcés, profesor de investigación del IPE-CSIC
El ibón de Marboré, en el circo de Tucarroya, tiene como compañeros a los últimos glaciares del PNOMP y de sus aguas remansadas nace el río Cinca y se alimentan las aguas subterráneas que horadan estas montañas. Desde su origen hace más de 13.000 años, el ibón ha ido cambiando con el clima de los Pirineos y en sus sedimentos se ha registrado la historia del PNOMP, de la evolución de sus bosques, de los avances y retrocesos de los glaciares, de las variaciones en las temperaturas y las precipitaciones, de la huella de las actividades humanas en los valles cercanos. Conocer su historia pasada y las tendencias recientes nos sirven para evaluar cómo el calentamiento global y el impacto de las actividades humanas afectan al ibón y nos da una oportunidad para concienciarnos de la necesidad de conservar los ibones como elementos icónicos del paisaje pirenaico.

Sábado 21 de julio, Ayuntamiento de Torla, 18,00 horas
‘El importante papel de los proyectos colaborativos para afrontar el reto de la pérdida de biodiversidad. Programa Adopta una planta’. Por María Begoña García González, científica titular del IPE-CSIC
La sesión abordará la evolución en el papel de la ciencia ciudadana para afrontar el reto medioambiental con proyectos como ‘Adopta una planta’, programa pionero en Europa puesto en marcha desde el IPE para el seguimiento de flora y hábitats de interés gracias a una red de voluntarios en el territorio. Enmarcado dentro del Proyecto Life Resecom-Red de Seguimiento para especies de flora y hábitats de Interés Comunitario en Aragón, esta colaboración ciudadana ha permitido que el proyecto haya alcanzado 220 sitios de seguimiento y más de 170 especies de plantas.
Viernes 27 de julio, Ayuntamiento de Torla, 19.00 horas
‘La expansión de matorral en los pastos de Ordesa y Monte Perdido y sus efectos sobre el suelo’. Por Sara Palacio, investigadora del IPE-CSIC
En las últimas décadas la despoblación del entorno rural y el abandono de las prácticas tradicionales han ocasionado la rápida transformación de gran parte del territorio Pirenaico, que ha pasado de ser fuente de recursos naturales y modos de vida a origen de problemas ambientales. Uno de los principales procesos derivados del abandono es la expansión de la vegetación leñosa en las zonas de pastos y cultivos, que afecta a más de la mitad de las montañas de nuestra región. Ese proceso de “matorralización” va parejo a un desarrollo forestal descontrolado de muchas masas forestales, con importantes consecuencias ambientales. Esta charla es una invitación a reflexionar sobre la matorralización y sus consecuencias, con especial énfasis en su efecto sobre el sustrato y la diversidad florística.

Viernes 31 de agosto, Ayuntamiento de Broto, 18,00 horas
‘Conservación de pastos frente al cambio global’, por Concepción L. Alados, Profesora de Investigación del IPE-CSIC. A pesar de los esfuerzos que se realizan en la conservación de los ecosistemas, la degradación del territorio y pérdida de especies continúa aumentando. Durante mucho tiempo se han centrado los esfuerzos en conservar las especies en peligro de extinción, pero hoy en día sabemos que para aumentar la viabilidad de los sistemas naturales debemos mantener la integridad funcional del sistema en su conjunto. Los sistemas pastorales de montaña son el resultado de las interacciones entre el hombre y la naturaleza, dando lugar al paisaje que observamos en la actualidad. La ganadería extensiva ha sido su principal base económica, modelando las relaciones culturales, socio-económicas y ecológicas. Las recientes alteraciones en el clima y en la actividad ganadera están dando lugar a una pérdida importante de estos sistemas altamente sostenibles en su origen, pero en grave riesgo según los estudios recientes, poniendo en peligro el mantenimiento de los recursos y servicios ecológicos asociados.

Comentarios