agricultura

COAG pide a la Unión Europea un aumento de los fondos de reconstrucción para el sector agrario

Cosechadoras en el campo altoaragonés
Cosechadoras en el campo altoaragonés


El Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea se está celebrando en Bruselas este lunes y martes. A la vista de este encuentro, UAGA-COAG ha pedido a los 27 un considerable aumento de los fondos de reconstrucción de la UE para el sector agrario.

El nuevo Fondo de Reconstrucción Económica de la Unión Europea, el denominado "Next Generation EU" para el sector agrario, estará dotado con 7.500 de euros tras el recorte del 50% decidido por el Consejo Europeo el pasado 23 de julio, frente a los 15.000 millones de euros previstos inicialmente. De este montante, España dispondrá de poco más de 700 millones de euros, que se repartirán entre los programas de desarrollo rural (PDR) de las Comunidades Autónomas para medidas destinadas a la acción por el clima y la digitalización.

COAG exige la recuperación de la partida inicial de al menos 15.000 millones de euros del Fondo de Recuperación con destino a los Programas de Desarrollo Rural. Esta organización respalda que estos fondos adicionales para Desarrollo Rural se distribuyan en dos anualidades (2021 y 2022) tal como prefieren la mayoría de los Estados miembros de la Unión Europea, y que por tanto, se incluyan en el Reglamento de Transición para evitar el retraso en su aplicación hasta 2023. Así mismo, defienden que estos fondos se apliquen sin cofinanciación nacional, dadas las dificultades presupuestarias de las administraciones públicas.

Consideran que el recorte de los fondos agrarios supone una pérdida del 12% del poder adquisitivo, en un escenario de nuevas exigencias dentro del Paquete Verde, que supondrá mayores costes para agricultores y ganaderos. COAG reclama al Consejo y a la Comisión una revisión de los acuerdos de libre comercio con terceros países que suponga el reforzamiento del principio de preferencia comunitaria y los controles en frontera para evitar la entrada en la UE de productos agrarios que no cumplan con los altos estándares de producción europeos.