comarcas

Comienza la cuenta atrás de trufa-te 13 con la entrega de más de 8 kilos de trufa negra en Boltaña

El diputado de Desarrollo y Sostenibilidad asegura que la calidad de las tapas en Trufa-te está garantizada

Momento de la entrega de los 8,4 kilos de trufa para cocinar en Trufa-te
Momento de la entrega de los 8,4 kilos de trufa para cocinar en Trufa-te


La gran degustación de la trufa en la provincia, Trufa-te, está cada vez más cerca. Los siete establecimientos participantes ya tienen en sus manos los 8,4 kilos de trufa que protagonizan esta edición que se celebra en Boltaña este sábado para que los maestros de la cocina comiencen con la puesta a punto de su plato trufado. Quienes serán los encargados de los fogones, seis establecimientos situados en la misma localidad (Hotel Monasterio de Boltaña, Bar Aragonés Mauro, Bar Meridiano, Casa Coronel, Food-Bar La Goleta y panadería Río Ara) junto a los alumnos de la Escuela de Hostelería de Guayente, han recibido hoy su principal ingrediente para comenzar con todos los preparativos del menú. 

Con el objetivo de acercar y popularizar este hongo, “es esencial contar con la complicidad de la cocina altoaragonesa, en este caso especialmente la de Boltaña”, destacaba el responsable provincial de Desarrollo y Sostenibilidad, Roque Vicente, en la jornada de entrega del producto culinario estrella de trufa-te y añadía que “el producto es de gran calidad, por lo que las tapas de este sábado serán excelentes y a todos los que participen en este evento les van a gustar”. Junto a Roque Vicente, la diputada delegada de Iniciativas Locales, Miriam Ponsa, el alcalde de Boltaña, José María Giménez, y David Royo, presidente de la Asociación de Recolectores y Cultivadores de la Trufa en Aragón, eran los encargados de hacer efectiva la dotación de trufa.

Esta iniciativa de la Diputación Provincial de Huesca echó a andar en 2008 para poner en valor este cultivo agroalimentario de gran nivel y del que se producen más de 15 toneladas al año en el Alto Aragón. “Tanto esta institución como los agricultores de la trufa apuestan por convertirlo en embajador de nuestra cocina, y en esa línea se está trabajando”, manifestaba Vicente. “Este codiciado hongo comenzó siendo exportado fuera del territorio, pero hoy en día ha pasado a formar parte de platos típicos de la gastronomía de la provincia, que han ganado en sabor y reconocimiento”, añadía.

Para hacer del vocablo trufa-te una idea irrenunciable, cada año las posibilidades gastronómicas a base de tuber melanosporum son diferentes, y en su elaboración se implica cada vez a más establecimientos de la provincia. Ya son más de 100 los que han participado a lo largo su historia, contando siempre con la buena sintonía que proporcionan los caldos de la tierra. Así, el 22 de febrero estarán presentes también hasta 15 bodegas de D.O. Somontano, Agua Veri y cervezas Mahou-San Miguel (con una variedad apta para celíacos). 

Otro de los alicientes de esta cita es el precio de los platos. Cualquiera de las delicias trufadas se podrán adquirir por 2,5 euros, incluida consumición, hasta agotar las 8.400 tapas que se elaborarán en esta jornada gastronómica popular. Será en la plaza Mayor de Boltaña, a partir de las 12.00 horas.

Tras recoger el testigo en Jaca, la fiesta de la trufa negra llega por primera vez a Boltaña, donde este sábado a las 18:00 horas tendrá lugar una visita guiada para conocer esta villa de Sobrarbe.   Entre localidades que ya han superado este reto gastronómico están Huesca, Barbastro, Aínsa, Graus, Tamarite de Litera, Sabiñánigo, Binéfar, Fraga y Monzón. Boltaña es, hasta el momento, la localidad de menor tamaño en la que se ha celebrado esta gran degustación. 

Cada una de las cocinas participantes en trufa-te 13 disponen ya de más de un kilo trufa negra para elaborar 1.200 tapas. De kilómetro 0 y recogidos en el mejor momento de su maduración, serán muchos de los ingredientes de un completo menú en el que no faltarán primeros, segundos platos y postres. Así, la carta de trufa-te 13 da comienzo con un huevo de codorniz con cremoso de patata trufado cocinado por el Hotel Monasterio de Boltaña; un arroz de borraja con ternera del Pirineo trufada de la Escuela de Hostelería Guayente y un canelón de gallina de Sobrarbe con trufa y puré de boniato del Bar Meridiano. De segundos, se podrá degustar un estofado trufado de jabalí, apto para celíacos, del Bar Aragonés Mauro o un panbao de bacalao trufado de la cocina de Casa Coronel. El postre lo pone Panadería Río Ara con un rosegón de Boltaña con trufa y cacao. 
Este encuentro está pensado para todos los públicos y contará con actuaciones musicales en directo, visitas guiadas por el casco antiguo de Boltaña y demostraciones de perros adiestrados para encontrar trufas.

Comentarios