PATRIMONIO

Comienza la retirada de los nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro

Cinco operarios del grupo 'Comertu-Control de Aves' trabajan para retirar tres nidos de la cubierta y otros tres de la torre de la Catedral

Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro
Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro
Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro
Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro
Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro
Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro
Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro
Retirada de nidos de cigüeñas de la Catedral de Barbastro

Han comenzado las labores de retirada de los nidos de cigüeñas en la Catedral de Barbastro, meses después de que el Inaga otorgara los permisos al Obispado de Barbastro-Monzón y después de que se hayan retirado ya una veintena de nidos de distintos inmuebles de la diócesis.

La intervención se ha realizado ya con éxito en municipios como Sena, Selgua, Alcolea de Cinca, Albalate, La Almunia de San Juan, o Amudáfar, y llegan ahora a la Catedral de Barbastro.
La intervención en la catedral consiste en quitar tres o cuatro nidos de la cubierta y otros tres de la torre, donde quedarán todavía tres nidos de cigüeñas en el deambulatorio.

Eduardo Burgaleta, portavoz del grupo Comertu- Control de Aves, explicaba que cada nido puede tener un peso de entre 200 y 300 kilos, y que intentarán también “descargar” todo lo posible los tres nidos del deambulatorio. Hay constancia de que hay ciertos daños en las tejas, por lo que después de la retirada de los nidos, intervendrán los albañiles.

RETIRADA NIDOS 2

Burgaleta destacaba también que “lo importante es que se reubique a las cigüeñas”, aunque indicaba que eso no puede hacerse de un día para otro. “Requiere un tiempo, y los permisos actuales cumplen el 9 de febrero”, puntualizaba.

Con respecto a la futura ubicación de los nidos, el Inaga colabora con la empresa contratada por la diócesis para estudiar la posibilidad del traslado de las aves a zonas arroceras de Monegros que sufren afecciones importantes "por invasión de crustáceos". De esta manera, “se cerraría el ciclo” y se lograría el doble objetivo de proteger el medio ambiente y el patrimonio.

Comentarios