TURISMO

“Confiamos en julio para poder abrir nuestros hoteles”

Pedro Marco, gerente de una empresa con 300 habitaciones, quiere ser optimista desde un destino turístico con espacio para evitar aglomeraciones

Gran Hotel de Jaca
El Gran Hotel de Jaca tiene 165 habitaciones

Los dos hoteles que tiene la empresa Inturmark en Jaca tienen 124 y 165 habitaciones. Llevan más de dos meses cerrados y la previsión de apertura no llega hasta el mes de julio. “Poner en marcha nuestros hoteles conlleva el llamamiento de muchos trabajadores, algo que no podremos hacer hasta que se permita el movimiento de turistas entre provincias”, explica Pedro Marco. A pesar de esta larga travesía del desierto sin ingresos y manteniendo muchos pagos, el gerente de una de las empresas con más trabajadores de Jaca quiere ser optimista y agarrarse al cambio de tendencia que ya ha notado en las llamadas al Hotel Oroel o el Gran Hotel. “Antes, sólo recibíamos anulaciones y muy pocos querían aplazar”. Ahora, explica, “nos empieza a llegar un goteo muy pequeño de reservas para el verano. Por el momento son pocas e insuficientes, pero confiamos en que cuando los turistas sepan que se van a poder moverse se reactive”. Su previsión es reabrir a principios del mes de julio.

El trabajo en su sector va a cambiar en muchos aspectos La seguridad, desde el punto de vista de evitar el contagio, va a marcar el nuevo funcionamiento. Eso supone mayor higiene, suministrar a los trabajadores con equipos de protección como mascarillas o, de cara al cliente, reducir plazas en las terrazas o en el comedor para mantener las distancias de seguridad. Inturmark también tiene negocios de hostelería y en este sector su gerente confía en “las ganas de salir” que se ve en la gente. Otra ventaja es que “tenemos muchos clientes fidelizados y de segunda residencia, y eso es otra oportunidad”. No obstante, añade, hay que ser responsables.

Han sido meses difíciles. Han realizado un ERTE a sus trabajadores y “estamos trabajando con recursos propios y con los bancos”, explica. Las ayudas ICO, por ejemplo, están tardando en llegar, explica. La parte positiva, explica es que esta crisis les ha legado con bajos niveles de deuda. “En nuestro caso hay una diferencia enorme con la interior crisis, que nos llogó a todos de sorpresa y muchos habíamos invertido. Nosotros ahora estábamos haciendo inversiones muy comedidas y estamos en una situación más o menos holgada, lo que pasa es que no podemos estar con la empresa parada, necesitamos movimiento de cara al verano.”

Su intención es abrir todos los servicios del hotel en julio, también los servicios de hostelería y piscina.

Pedro Marco también lanza un mensaje optimista en cuanto a la previsión de turistas. “Creo que estamos en un destino atractivo, con naturaleza y donde la gente se puede repartir muy bien en todo el espacio. No es una línea de playa o un lugar cerrado de ocio. Ese es nuestro argumento, vamos a ver si les podemos convencer para venir.”

Comentarios