energía

Continúan las reacciones al aplazamiento del proyecto de planta de Biomasa en Monzón

CHA celebra que el descarte del proyecto esté cada día más cerca. Ciudadanos lamenta perder la posibilidad de ganar empleo y riqueza en el territorio

Beatriz Gual y José Luis Ortega, de CHA Monzón
Beatriz Gual y José Luis Ortega, de CHA Monzón

Siguen sucediéndose las reacciones al anuncio de Forestalia de modificar los plazos de construcción de su planta de Biomasa en Monzón. En esta ocasión, ha sido CHA y Ciudadanos los que han manifestado su opinión al respecto. Mientras que los aragonesistas consideran una buena noticia para el municipio que el descarte del proyecto de incineradora esté cada día más cerca, los de la formación naranja afirman que “hay que mirar al futuro y seguir trabajando para atraer nuevas inversiones que cumplan los requisitos medioambientales”, al tiempo que recuerdan que defendieron crear la planta “porque el INAGA lo autorizó”

CHA
Desde CHA-Monzón consideran una buena noticia para el municipio que el descarte del proyecto de incineradora esté cada día más cerca y confían en que “la legalidad y el sentido común imperen, y que en el proceso pendiente se descarte un proyecto cuya ubicación tan próxima al casco urbano, 600 metros tan solo, supondría graves riesgos para la salud de los montisonenses”.

Esperan también que los futuros consistorios no vuelvan a autorizar un emplazamiento similar a este tipo de proyectos, mucho más cuando hay polígonos industriales que deberían atraer prioritariamente empresas no contaminantes.

Para la Secretaria de Política Sectorial de CHA, Beatriz Gual, “en este tipo de proyectos el principio de precaución debe de primar sobre otros, mucho más cuando la legislación medioambiental va muy por detrás de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y especialmente en un municipio como el nuestro donde los niveles de contaminación atmosférica en base a partículas finas deberían reducirse, nunca aumentarse, puesto que se encuentran al límite de lo permitido”.

Insisten en que la proximidad al casco urbano montisonense de esta planta de generación eléctrica, conllevaría gravísimas afecciones para la salud por la emisión de partículas nocivas fruto de la quema de 1.2000.000 kilos diarios de madera, y es que hasta la evaluación de impacto ambiental presentada por el promotor reconocía que el impacto sobre la calidad del aire por las emisiones de 60,8 toneladas de partículas, sería severo. A lo que hay que sumar el tránsito por el casco urbano de Monzón de 20.000 camiones al año para aprovisionar de biomasa a la incineradora.

José María Laborda (Ciudadanos Monzón)
José María Laborda (Ciudadanos Monzón)

CIUDADANOS
El portavoz de Ciudadanos Monzón, José María Laborda, ha apostado por “mirar al futuro y atraer nuevas inversiones cumpliendo los requisitos medioambientales” después de que la empresa Forestalia haya paralizado su anunciada inversión de cien millones de euros para levantar una planta de biomasa en el municipio. “Perder la posibilidad de generar empleo y riqueza en el territorio siempre es mala noticia, pero hay otras compañías interesadas en venir a Monzón y en eso debemos centrarnos”, ha aseverado.

En ese sentido, Laborda ha explicado que Ciudadanos “siempre ha estado del lado de la legalidad” y defendió la creación de la planta “porque el INAGA había concedido la autorización, muestra de que se habían seguido los trámites necesarios”.

“Nosotros respetamos esta decisión y creemos que es momento de mirar al futuro y trabajar para atraer nuevas inversiones y empresas interesadas en operar en Monzón”, ha aseverado Laborda; al tiempo que ha recalcado que las compañías que cumplan con la Ley “deben poder trabajar sin trabas”, pero las administraciones “deben velar por que se cumplan los requisitos medioambientales y se controlen las emisiones”.

Por otro lado, ha indicado que Forestalia “se ha marchado de Monzón sin que se le hubiera puesto ningún impedimento para ejercer su actividad”, y ha afirmado que Cs “respeta que los que se oponían a la construcción de dicha central llevasen sus argumentos a los tribunales”. “No ha habido ocasión de saber que hubiesen determinado los jueces porque la empresa parece haber renunciado a la construcción de la central de antemano”, ha subrayado.

Comentarios