Cuatro historias del paro en la provincia de Huesca

Solo comparten la cartilla del INAEM, pero cada caso muestra un rostro distinto del desempleo 

El paro tiene diferentes rostros
El paro tiene diferentes rostros

Las cifras macroeconómicas hablan de descenso del paro, pero cada caso particular es diferente. Entre los usuarios de la oficina del INAEM, hemos encontrado perspectivas optimistas y, también, situaciones más difíciles con parados de larga duración o precariedad laboral. Son cuatro casos que ponen rostro al desempleo, que afectaba el pasado mes de marzo a 8.850 personas en la provincia. Mientras en toda España se mira a Huesca como el ejemplo del pleno empleo, detrás de la cifra hay personas, y personas con historias de todo tipo detrás.

A las puertas de la Oficina de Empleo en Huesca, encontramos a un hombre que lleva más de dos  años en el paro. Al finalizar los ingresos por su cotización, comenzó a cobrar los 420 euros del subsidio por desempleo, algo con lo que, asegura, tiene muchos problemas para organizar su economía. "Yo tengo familia, imagínate, y con eso no me alcanza para nada, pero es lo que hay".

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social establece para este 2018 una cuantía para el subsidio por desempleo de 430,27 euros, una cantidad a la que se accede cuando se acaba la prestación contributiva y que disminuye si el empleo anterior no suponía una jornada completa. Esta cantidad corresponde al 80 % del indicador público de renta de efectos múltiples, el IPREM, con el que se calculan numerosas ayudas.

Otros casos particulares que encontramos a las puertas de la Oficina del INAEM en Huesca hablan de las condiciones laborales. En una de las experiencias nos detalla un rosario de trabajos y contratos temporales. La bolsa de empleo del Salud llama, en ocasiones, para sustituciones de una sola mañana, nos explica uno de los demandantes, que añade que lleva años haciendo "turismo laboral" por los diferentes centros sanitarios de la provincia. Otro hombre cuenta su experiencia con empresas subcontratadas, que ofrecen empleo por horas, una realidad, asegura, que no le ofrece estabilidad.

Otro de los casos ve el futuro más positivo. Hace tan sólo unos días cerró el comercio en el que llevaba trabajando once años y, en su primer contacto con la oficina de empleo, ha visto algunas posibilidades de encontrar nuevas posibilidades laborales. El sector servicios es el que mayor disminución del paro registraba el pasado mes de marzo en la provincia de Huesca, con 229 personas menos. Pese a ello, 5.685 demandantes de empleos de este sector siguen esperando su oportunidad.

Comentarios