INFRAESTRUCTURAS

Cuatro km del tramo Caldearenas- Lanave de la A-23 se pondrán en servicio en junio

Un viaducto solucionará el tramo afectado por hundimientos en la N-330 y las obras de la A-22 'Siétamo-Huesca' comienzan en junio

Méndez de Vigo en las obras de Monrepós
De la Serna en las obras del Monrepós 

Las obras de la N-330 para su conversión en la A-23 avanzan a buen ritmo. Las previsiones de puesta en funcionamiento de los tramos que ya están en obras se mantiene para primavera del año 2019. En la actualidad se encuentran en ejecución 'Congosto del Isuela-Arguis', 'Alto del Monrepós- Caldearenas' (ambos se encuentran al 65%) y 'Caldearenas- Lanave' que es el más avanzado; el ministro de Fomento, Íñigo Gómez de la Serna, visitaba este lunes las actuaciones y anunciaba que este mismo mes de junio se ponen en servicio 4.5 km de este último tramo. La inversión total suma 292 millones de euros. El resto deberá esperar a mayo o junio del próximo 2019. 

Los tramos Congosto del Isuela- Arguis y Alto del Monrepós- Caldearenas se encuentran al 65% de su ejecución. Con un presupuesto de 187 millones de euros entre los proyectos y ejecuciones de ambos tramos, se prevé que puedan ponerse en funcionamiento en primavera del próximo 2019. El tercero, Caldearenas- Lanave es el que se encuentra más avanzado y este mismo mes de junio se pondrá en servicio un recorrido de más de cuatro km de longitud de este último tramo. Por último en el proyecto del tramo Nueno- Arguis las obras van más lentas, pero aún así la intención del Ministerio de Fomento es agilizarlas para poner en funcionamiento cuanto antes la A-23.

Se trata de unas obras que conllevan la construcción de varios viaductos, túneles de casi 3 km de longitud en el caso del Alto del Monrepós, y una renovación de calzadas que conllevan una complejidad geotécnica y geológica pero el Gobierno central muestra su satisfacción por la rapidez con la que se están desarrollando. 

Íñigo Gómez de la Serna, ministro de Fomento
SERNA 1 FOMENTO 21

El ministro de Fomento, Íñigo Gómez de la Serna anunciaba asimismo una solución definitiva para el tramo afectado por los deslizamientos de tierra que abrieron grietas de hasta 50 metros de longitud y obligaron a cortar el tráfico en la N-330, hasta que se habilitó un desvío provisional una semana después. La ejecución de un viaducto de 70 metros de longitud que, mediante dos vanos de 35 metros y un apoyo intermedio, y con micropilotes de 20 metros de profundidad asegurará el paso por ese terreno. El coste de la ejecución de esta infraestructura se cifra en 4.5 millones de euros, que se suman a los 1.2 millones del paso provisional para reabrir al tráfico la vía. 

SERNA 2 FOMENTO 21

Las intensas precipitaciones provocaron el hundimiento de la calzada, tal y como aseguraban los técnicos del Ministerio, con lluvias de 60 litros por metro cuadrado el pasado febrero, 210 en marzo y 260 en abril; frente al mismo periodo de años anteriores con cantidades de agua muy inferiores.

El ministro Gómez de la Serna destacaba en esta visita a las obras en Monrepós que Aragón es la comunidad en la que más se está invirtiendo en infraestructuras y carreteras. En total 720 millones, de los que 300 se ubican en la provincia de Huesca. Una de las novedades más importantes es el anuncio del comienzo de las obras en la A-22 en el tramo Siétamo- Huesca este mismo mes de junio, una obra que ejecutará Vidal Obras y Servicios.

La autovía A-23, junto con las autovías 'A-21 Pamplona – Jaca' y A-22 'Huesca -Lleida', constituirá una alternativa al valle del Ebro para comunicar la cornisa Cantábrica con Cataluña.

Como consecuencia de las intensas lluvias y nevadas de los meses de marzo y abril de 2018, a lo largo de la noche del 12 al 13 de abril de 2018 se produjo un deslizamiento de tierras que afectó a la carretera N-330 en su punto kilométrico 602+500, muy cerca de la coronación del puerto de Monrepós (Huesca) (tramo inicial de Caldearenas – Lanave). Desde el viernes 20 de
abril, está operativo un desvío provisional al tráfico paralelo al trazado actual de la carretera, en la parte alta de la ladera, de unos 300 m de longitud y 10 m de anchura.

Desde el primer momento se trabajó en la toma de datos y estudios necesarios para la definición de los diferentes parámetros del terreno que permitieran definir una solución para resolver el problema acontecido.

Comentarios