cumbre del g-7

Cumbre del G-7 en Biarritz: "Mal escogido el sitio y mucho peor por las fechas"

El presidente de la Asociación Empresarial de Transportes de Mercancías muestra así su malestar por la situación que van a vivir

En un año, han desaparecido 56 empresas de transporte en el Alto Aragón
El cierre del paso de Irún va a provocar muchos problemas para el transporte de mercancías


El paso fronterizo por Irún está cerrado desde mañana viernes al paso de vehículos articulados por motivos de seguridad, debido a la celebración de la cumbre del G7 en la ciudad francesa de Biarritz entre el sábado y el lunes. Para TRADIME, la Asociación Empresarial de Transportes Discrecionales de Mercancías de Aragón, la decisión de celebrar ahora una cumbre en Biarritz es "una aberración". No entienden que se celebre en una localidad fronteriza, con las afecciones que esto va a suponer para los dos países, España y Francia.
 
El presidente de TRADIME, José Antonio Moliner, era contundente a la hora de decir criticar el cierre de la frontera por Irún, una zona que estas mismas fechas de 2018 tuvo un movimiento de 200.000 vehículos. En su opinión, intentar meter ese flujo, que ya de por sí se atasca incluso en la autovía, por carreteras secundarias, y más en el estado en el que se encuentran en Francia, carece de todo sentido. Por ello aseguraba que ha sido “mal escogido el sitio y mucho peor las fechas”.

Realizar esta cumbre, además, en pleno mes de agosto, en medio de todo el periodo vacacional no es algo que les parezca tampoco lógico. Moliner recuerda que en estas fechas atraviesan la frontera miles de familias magrebíes y portuguesas de regreso a sus países, además de numerosos turistas europeos, que viajan de un lugar a otro.

Y aún más: esta situación que se crea lleva al presidente de la Asociación Empresarial de Transportes José Antonio Moliner, a confirmar la necesidad de Aragón y de España de construir la Travesía Central Pirenaica, es decir, la tercera vía de salida a Europa. Cree que los políticos deberían trabajar en esta cuestión, de manera que la autovía A-23 llegara hasta Canfranc y de allí a la A-64 en Pau. En su opinión, este es el paso natural de España a Francia.

Este jueves no había ninguna limitación para la circulación de camiones por las carreteras aragonesas, pero la Guardia Civil de Aragón ya ha advertido de que en caso de incidencias, se podría restringir ya el tráfico en la A-23, Nacionales 330 y 260 y A-136. La Guardia Civil ha intensificado durante todo el mes de agosto los controles en los casi 200 kilómetros de frontera entre Huesca y Francia.

Comentarios