sucesos 

Desarticulada una red delictiva que estafó a 13 personas con falsas contrataciones y portabilidades telefónicas

Material requisado por la Guardia Civil en el marco de la operación
Material requisado por la Guardia Civil en el marco de la operación / Guardia Civil

La Guardia Civil, en el marco de la operación “Telefones” desarrollada en varias comunidades autónomas, entre ellas Aragón, ha desmantelado una organización delictiva dedicada a estafar a las compañías operadoras de telefonía móvil mediante la realización de falsas contrataciones y portabilidades telefónicas. En la provincia de Huesca se han detectado 13 estafas a personas: 5 en Fraga, 4 en Sabiñánigo, 2 en Jaca, una en Barbastro y otra en Panticosa.

Se ha detenido a 29 personas, con edades entre los 19 y los 55 años y de 8 nacionalidades diferentes, por la comisión de 634 hechos delictivos, entre ellos estafa, usurpación de estado civil, falsedad documental, revelación de secretos, blanqueo de capitales y pertenencia a una organización criminal.

Se estima que la red desarticulada habría defraudado 2.700.000 euros al traficar durante al menos 3 años con móviles de alta gama en diferentes localidades de 48 provincias españolas.

La operación se inició cuando agentes de la Guardia Civil de Higueruela (Albacete), dentro de un servicio operativo de seguridad ciudadadana realizado en una vía de comunicación próxima a la localidad de Caudete, intervinieron dentro de un turismo 21 telefonos móviles de última generación sin que el conductor del vehículo pudiera acreditar la legítima procedencia de los mismos.

El lucro principal de la organización criminal procedía de la venta en Marruecos de teléfonos móviles Smartphone, de alta gama, obtenidos de manera fraudulenta en España y otros países europeos, principalmente Francia y Alemania. Para ello, una de las ramas de la organización se dedicaba a comprar de forma ilícita, en países de Sudamérica, datos reales de clientes de compañías operadoras de telefonía móvil que dan servicio en España. Con esos datos, en establecimientos comerciales de “confianza” para la organización, se activaban líneas de teléfono prepago de compañías virtuales para después solicitar la portabilidad de estas líneas a las principales compañías operadoras en España.

Comentarios