policía nacional

Detenido en Jaca por hacerse pasar por médico para obtener psicoestimulantes

El medicamento, que el detenido solicitaba en alta dosis, forma parte de un grupo especialmente vigilado por las autoridades sanitarias

pastillas medicamento psicoestimulante
El medicamento tiene un componente psicoestimulante similar a las anfetaminas. Su abuso crónico puede producir dependencia psicológica

El pasado 29 de febrero agentes de la Policía Nacional detenían en Jaca a un hombre de 52 años por delitos de usurpación de funciones públicas y de intrusismo y falsedad documental. Se había procurado un carné falsificado como colegiado médico, así como un sello falsificado que utilizaba en las recetas que él mismo ordenaba. Simulaba una necesidad urgente de obtener el fármaco para solventar una crisis aguda de una hermana suya, aprovechándose del hecho de que ésta ultima sí que tiene pautado dicho medicamento. Por estos hechos, constitutivos de delitos de usurpación de funciones públicas e intrusismo y falsedad documental, el investigado fue detenido y puesto a disposición judicial.

La investigación se inició a raíz de una denuncia interpuesta por la farmacia Lacadena de Jaca, que sospechó de la forma de proceder del investigado. El farmacéutico Carlos Lacadena explica que ese tipo de medicamentos que crean adicción están sometidos a un elevado control y que cuando la receta no viene de la sanidad pública sino de un médico privado, extreman las cautelas. Mensualmente reciben notificaciones del Ministerio requiriendo un exhaustivo control porque además, explica, ellos saben si se está utilizando como droga en el mercado negro.

Las pesquisas permitieron averiguar que la actividad de este hombre se había desarrollado entre finales del mes de enero y principios del mes de febrero, utilizando la misma táctica que le habría valido para procurarse este medicamento con propiedades psicoestimulantes hasta en cuatro ocasiones. Este fármaco basa su composición en el metilfenidato, un psicoestimulante similar a las anfetaminas. Su abuso crónico puede producir una tolerancia importante y dependencia psicológica.

El investigado acudía a farmacias en servicio de guardia, identificándose como médico mediante un carné falsificado de colegiado médico y explicando que su hermana necesitaba urgentemente el fármaco en cuestión debido a una crisis aguda, aportando incluso la documentación personal de ésta. Los farmacéuticos comprobaban que, efectivamente, la hermana tenía pautado el medicamento, pero exigían una receta para su dispensa siendo este requisito de obligado cumplimiento, facilitando en ese momento el investigado una receta prescrita por él y en la que estampaba su sello falsificado.