patrimonio

Diferencias entre el Obispado de Huesca y un grupo de vecinos de Ayerbe sobre la propiedad del Santuario de Casbas

Los vecinos se muestran contrarios a su inmatriculación, y parroquia y obispado dicen que siempre fue así

Virgen de Casbas
Interior del Santuario de Casbas


Un grupo de personas de Ayerbe han iniciado una recogida de firmas en change.org, en contra de la inmatriculación del santuario de la Virgen de Casbas de Ayerbe por el obispado de Huesca, con el fin de mostrar su rechazo a esta pretensión. Destacan que tras haber estado cinco años cerrada, se pudo finalmente restaurar gracias al Gobierno de Aragón, la Diputación Provincial de Huesca y el ayuntamiento de la localidad. Ante esta situación, la Diócesis de Huesca ha hecho público un comunicado en el que recuerdan que el santuario es propiedad de la parroquia, algo que consta en documentos y en libros municipales, y el objetivo de la inmatriculación es que continúe ofreciendo el fin religioso que ha tenido, tiene y debe tener.

Tanto la parroquia como el Obispado agradecen las ayudas recibidas, especialmente de la Diputación General de Aragón, en las obras de consolidación del santuario, y de acuerdo con las normas y convenios defensa del patrimonio cultural aragonés. Y recuerdan que el ejecutivo autónomo nunca ha pretendido tener derecho de dominio sobre este templo, por las importantes aportaciones realizadas en la conservación de un patrimonio aragonés de interés religioso, histórico y turístico.

Añaden que desean mantener las cordiales relaciones que siempre han mantenido con el Ayuntamiento de Ayerbe, a quien en su momento se han concedido permisos solicitados para realizar actividades compatibles y respetuosas con el destino del santuario. Y lamentan la actitud que puede enfrentar a vecinos y a muchos devotos de la Virgen de Casbas, que saben que el Santuario siempre ha pertenecido a la parroquia y que su destino es religioso. Confiando en que no prosiga el enfrentamiento, se ponen a disposición para dar a conocer los escritos, documentos y pruebas en los que se apoya.

El grupo de vecinos de Ayerbe contrario a la inmatriculación recuerda que la "Capilla Sixtina del Alto Aragón", el Santuario de Nuestra Señora de Casbas, famoso por sus valiosas pinturas murales barrocas del siglo XVIII, que estuvo cinco años cerrada al peligrar su estructura, pero pudo reabrirse en 2017 tras unas obras de restauración de más de 150.000 euros, costadas por el Gobierno de Aragón, la DPH y el Ayuntamiento de Ayerbe.

Indican también que a finales de los años 90, gracias a la iniciativa del consistorio ayerbense, fueron restauradas la mayor parte de las pinturas murales y del retablo del santuario, gracias a subvenciones del Gobierno de Aragón, concedidas al citado Ayuntamiento. Dichas restauraciones fueron inauguradas en 1998. Además, los sucesivos ayuntamientos han sufragado todos los gastos corrientes.

En cuanto la situación lo permita, quieren formar una plataforma cívica en la que reflexionar y organizar de manera positiva y participativa una serie de acciones comunes.

Comentarios