nieve

Aramón trabaja con flexibilidad para adaptarse a las restricciones y abrir cuanto antes

Antonio Gericó reconoce la incertidumbre que cierne sobre las estaciones “sobre todo por las restricciones de movilidad”, pero también en hostelería

Gran ambiente en las estaciones de esquí
Las  estaciones de esquí  han implantado un protocolo covid de cara a la próxima temporada

Las estaciones de esquí trabajan con la previsión de abrir a principios de diciembre si la meteorología lo permite, pero este año se ven afectadas por un factor nuevo, el de la situación sanitaria. A nadie se le escapa que con las restricciones que ha impuesto Aragón en estos momentos sólo podrían acudir a esquiar los habitantes de la provincia de Huesca, excluyendo la capital, un público muy reducido que haría inviable la rentabilidad es estos invernales. Las estaciones trabajan con la perspectiva de que esto cambie, pero ven factible su apertura con restricciones en el ámbito de la hotelería y la restauración. Es lo que apunta Antonio Gericó, director general de Aramón, sociedad anónima participada por el Gobierno de Aragón que gestiona las estaciones de Formigal, Panticosa y Cerler, además de las dos turolenses.

Antonio Gericó, director general de Aramón

“Es muy difícil prever que va a pasar por la situación sanitaria en la que estamos inmersos, pero en cualquier caso, nosotros hemos trabajado para preparar nuestras estaciones con normalidad y las máximas garantías. Tenemos todo prácticamente preparado para abrir, si la meteorología lo permite, a principios del mes de diciembre.”

Con todo, el director general de Aramon reconoce que dependen también de las restricciones derivadas de la situación de pandemia sanitaria. En este punto Antonio Gericó pone el acento en las restricciones de movilidad entre comunidades, un supuesto que afectaría de forma directa a su uso y apertura. “No es tanto la situación de protección, que es un deporte al aire libre donde el riesgo es mucho menor, sino la movilidad. En estaciones de esquí de centro Europa ha habido medidas restrictivas de movilidad y prácticamente han ido cerrando todas (…), lo que tenemos claro es que nuestra práctica deportiva se desarrolla en un entorno de montaña al aire libre y con protección, pero allí no está el problema, el problema está en si se puede o no venir, o en las medidas tomadas en ámbitos de restauración y hotelería, porque en definitiva somos destinos en los que la montaña es una parte de algo más grande”.

A la pregunta de si contemplan el escenario de abrir las estaciones con la hostelería a medio gas o incluso cerrada, el director general de Aramón responde que “hay que ir estudiándolo, pero claro que se contempla”. En este punto habla de sus instalaciones al aire libre, de espacio de ampliación en las terrazas para ampliar las distancias, pero que si al final las medidas fueran tan restrictivas que no permitieran abrir nada de restauración, “habría que replantearlo. Hay que tener en cuenta que el interior de los restaurantes también son lugar de cobijo cuando hace mal tiempo. Si llega el momento lo tendremos que analizar pero siempre teniendo la mente muy abierta y flexible, siempre adaptándonos a lo que las autoridades marquen y con el fin último de que la práctica del esquí sea segura.”

Todas las estaciones de esquí aragonesas (incluyendo Astún y Candanchú, de gestión privada) han lanzado este año el abono conjunto Ski Pirineos que incluye una garantía covid que devolvería el el importe íntegro o unaparte de lo abonado si el esquiador no puede disfrutar de un mínimo de 15 días por cuestiones derivadas de la covid. Esta es una de las modalidades que han puesto sobre la mesa para atraer a un público al que no pueden ofrecer todas las certezas.

Antonio Gericó también hablaba en los micrófonos de Radio Huesca sobre la apertura del nuevo telesilla en Formigal, que se prevé para esta temporada, y sobre el proyecto de ampliación de Cerler hacia el valle de Castanesa, para el que augura el primer telesilla para la temporada 2021/2022.

Comentarios