pirineo

Doce millones de euros para la construcción de las depuradoras de Ansó, Hecho-Siresa y Sallent-Formigal

Una década después del fallido Plan de Depuración del Pirineo, el Gobierno de Aragón ejecutará la construcción. Quedan otras 16 depuradoras pendientes

Instalaciones de la depuradora de Biescas
Depuradora de Biescas

El Consejo de Gobierno ha aprobado un gasto plurianual de 12 millones de euros para la construcción y puesta en funcionamiento de las depuradoras de Ansó, Hecho-Siresa y Sallent-Formigal. Se trata de unas instalaciones pendientes desde hace más de una década y que no llegaron a ser resueltas por el modelo concesional en el marco del Plan Pirineos. Ahora se ejecutarán de forma directa con esta contratación de obra. Estas tres depuradoras tienen un plazo de construcción previsto de 24 meses, que podría reducirse en función de la climatología invernal de los próximos 2 años. La licitación de las obras, se iniciará a lo largo del mes en curso.

La depuradora de Ansó dará servicio a esta población que en la temporada alta de verano ronda una carga contaminante de 1.900 habitantes equivalentes. Es un proyecto complejo por el elevado número de puntos de vertido del municipio. Toda la instalación irá alojada en un edificio para minimizar el impacto visual. El presupuesto de construcción de las obras y mantenimiento del primer año de operación es de 3 millones de euros.

La depuradora de Hecho-Siresa se sitúa aguas abajo de Hecho y se construye un colector de dos kilómetros que trae las aguas residuales del núcleo de Siresa. Está pensada para una carga máxima de 3.000 habitantes equivalentes en temporada alta. Igualmente, la instalación estará dentro de un edificio integrado en el entorno. El presupuesto de construcción de las obras y mantenimiento del primer año de operación también es de 3 millones de euros.

Por su parte, la depuradora de Sallent-Formigal dará servicio a ambos núcleos de población, mediante una EDAR de nueva construcción y alojada en dos edificios integrados en el paisaje. La depuradora conjunta se sitúa junto al embalse de Lanuza y contará con un colector de cuatro kilómetros que baja de la urbanización de Formigal. El presupuesto de construcción de las obras y mantenimiento del primer año de operación es de 6 millones de euros.

Asimismo, está previsto que el Instituto Aragonés del Agua se reúna en comisión de seguimiento con el Ayuntamiento de Benasque a lo largo de este mes para analizar el estado de tramitación de la aprobación del proyecto de depuradora de este municipio, incluida su evaluación de impacto ambiental, cuya ejecución es prioritaria.

Otras 16 depuradoras pendientes
Todavía quedan muchas de estas depuradoras que, según explica el Gobierno de Aragón, también se ejecutarán de forma directa. Son las de Astún, Candanchú, Canfranc estación, Canfranc pueblos, Castiello de Jaca, Villanua, El Pueyo de Jaca-Escarrilla-Tramacastilla-Sandinies-Panticosa, Piedrafita de Jaca, Aínsa, Boltaña, Broto-Oto, Torla, Fiscal, Bielsa, Cerler y Benasque-Anciles. Desde el Ejecutivo añaden que un programa de subvenciones dotado con 46,3 millones de euros financiará el 100% del coste del resto de las depuradoras previstas.

Plan de Depuración del Pirineo Aragonés
Las depuradoras del Pirineo fueron declaradas de interés general del Estado y encomendadas al Gobierno de Aragón mediante el convenio firmado en 2008 entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Comunidad Autónoma de Aragón. Las actuaciones se planificaron en el marco del denominado Plan Integral de Depuración del Pirineo Aragonés, cuyo desarrollo estaba previsto realizar mediante colaboración público privada, a través de cuatro contratos de concesión de obra pública. Los contratos se licitaron y adjudicaron durante los años 2009 y 2010 pero pronto empezaron a surgir todo tipo de dificultades para su desarrollo. En 2015, fecha en la que concluía el plan nacional en el que se enmarca, solo se habían construido y puesto en explotación 20 de las 297 instalaciones previstas. Finalmente, en 2018 se consiguió la liberación de los vínculos jurídicos con las concesionarias, lo que desbloqueaba la situación y permitía abordar la depuración del Pirineo de forma directa por el Ejecutivo Autónomo.

El Gobierno de Aragón ha desbloqueado el Plan Integral de Depuración del Pirineo Aragonés, tras la resolución de los cuatro contratos de concesión y la puesta en marcha un programa de actuaciones directas, por valor de 74,3 millones de euros para las 19 depuradoras pendientes con más de 1.000 habitantes equivalentes, a ejecutar entre 2019 y 2024. Estas depuradoras se consideran prioritarias por su mayor tamaño y se abordarán por el Instituto Aragonés del Agua mediante contratos de obra con un año de pruebas de funcionamiento.

Comentarios