ECONOMÍA

El alcalde de Benasque califica de chantaje la propuesta del uso de remanentes

Abadías considera que lo lógico es que los Ayuntamientos puedan gastar sus ahorros siempre que se mantenga el equilibrio presupuestario

Fachada del Ayuntamiento de Benasque
Ayuntamiento de Benasque

Para José Ignacio Abadías, alcalde de Benasque, el acuerdo entre la Federación Española de Municipios y Provincias y el Ministerio de Hacienda para el uso de los remanentes de tesorería de los Ayuntamientos es un chantaje en tanto en cuanto es el Gobierno de España el que dice a la administración local cuánto se pueden gastar, en qué y cómo les va a ser devuelto el dinero que prestan. El Ayuntamiento de Benasque cuenta con unos ‘ahorros’ que están en torno a los 2,5 millones de euros.

José Ignacio Abadías, alcalde de Benasque

Abadías añade que con esta propuesta la autonomía o independencia municipal desaparece, se deja a los Ayuntamientos sin capacidad de inversión y no se tiene en cuenta una cuestión como la despoblación. El Estado necesita dinero, dice el alcalde, y proponen que los Ayuntamientos puedan usar el 35% del remanente de tesorería a cambio de ‘prestar’, de manera voluntaria, el 100% del mismo pero sino aceptas, no puedes gastar ni siquiera ese 35%, o sea, ‘un chantaje puro y duro’ señala el edil.

Lo lógico sería, según Abadías, que los Ayuntamientos pudieran gastar lo que tienen ahorrado siempre que se mantenga la estabilidad presupuestaria. Se muestra partidario de fiscalizar a las administraciones locales que no cumplan pero no entiende por qué hay que castigar a los Ayuntamientos que hacen los deberes.

El no poder invertir el dinero ahorrado ha hecho que, en el caso de Benasque, no se haya podido llevar a cabo el proyecto de piscina climatizada. El hecho de no poder gastar ese remanente impide, concluía el edil, la posibilidad de financiar proyectos con recursos propios.

Otro caso distinto es el del Ayuntamiento de Graus ya que no dispone de remanentes que poder prestar. La alcaldesa Gemma Betorz señalaba que la ‘flexibilidad relativa’ que implica la propuesta, para los Ayuntamientos que sí que disponen de remanente, no es una mala fórmula porque les permite ir invirtiendo parte de los ahorros que tienen en el banco.

Gemma Betorz, alcaldesa de Graus
Comentarios