economía

El año 2021, muy mal año para las matriculaciones de vehículos en la provincia

En diciembre se vendieron menos vehículos que el mismo mes de 2021, y en el acumulado del año también ha habido descenso

Concesionario de vehículos
El año 2021 ha sido incluso peor para las matriculaciones de vehículos que 2020


Diciembre volvió a ser un mal mes para las matriculaciones de turismos y todoterrenos en la provincia de Huesca, con lo que se ha cerrado un 2021 que ha sido realmente malo para el sector. La crisis económica, el coronavirus y la carencia de componentes y microchips que dificultaban la fabricación de vehículos se han aliado para que las caídas de ventas hayan sido prácticamente constantes. En el pasado año se vendió un -10,45% de vehículos menos que el año anterior, 2.794 frente a los 3.120 de 2020.

La caída en el mercado de venta de vehículos para particulares, en el acumulado del año, se sitúa en un -13,18% (1.699 vehículos frente a 1.947), mientras que el descenso en las ventas de vehículos de empresa fue del -7,80% (1.028 frente a 1.115).

El mes de diciembre también sufrió una bajada del 13,95%, con respecto a diciembre del año anterior: un -9,40% en el mercado de particulares y un -21,58% en el de empresa.

En cuanto a los combustibles de los vehículos que se matriculan, van a la baja los de gasolina, que son los que más se venden con una cuota del 44,77%, pero con un descenso del 20,22% menos. El diésel, que ya es solo el 24,09% de los coches vendidos, desciende un 32,57%. Por el contrario, los vehículos híbridos y eléctricos, que suponen el 31,14% de las ventas, se han incrementado en 2021 un 57,04%.

El año ha sido un constante encadenar de meses con malos datos en lo que son las matriculaciones de turismos y todoterrenos. Salvo en mayo, cuando hubo un repunte destacado, en el resto de meses se produjeron bajadas con respecto al año anterior, el de la pandemia, que ya de por sí había sido malo. A partir de septiembre también entró en cifras negativas el acumulado de las ventas durante todo el año, que finalmente ha terminado en números rojos.

Desde fabricantes y concesionarios se asegura que el año terminado ha resultado ser incluso más complicado a nivel de matriculaciones que el anterior. Pensaban que iba a ser el año de la recuperación, pero el impacto de la crisis de los microchips, con la consecuente falta de stock, y los vaivenes de la crisis sanitaria les han impedido cumplir con sus expectativas. El resultado, dicen, es que se han repetido casi las mismas cifras de 2020 en el ámbito nacional (en el provincial de Huesca han sido peores incluso), por lo que llevan dos años consecutivos de pandemia en la automoción.