CAPELLA

El Ayuntamiento de Capella busca solución a los problemas de agua de boca

El consistorio está pendiente de conocer los resultados de la última analítica del agua de boca de todo el municipio

Capella. Ayuntamiento
Ayuntamiento de Capella

Los problemas que el pasado mes de marzo hubo en el municipio de Capella con el agua de boca, al detectarse altos niveles de nitratos en el depósito, han regresado. Hace unos días, algunos vecinos observaron turbidez en el agua de Laguarres y olor a purín por lo que encargaron al colegio de farmacéuticos de Huesca una analítica del agua que arrojó índices elevados de amoníaco. Desde el Ayuntamiento, la alcaldesa, Ángela Sarriera, informaba, que esta semana, se prevé que finalicen las obras en la captación y mientras se abastece a los vecinos de Laguarres con cubas de agua que llegan desde Graus.

La edil recordaba que, cuando en marzo, se detectaron los problemas con los niveles elevados de nitratos en el agua de boca, se llegó a desinfectar y vaciar la captación y los depósitos hasta que se detectó que el problema podía estar en la zona de río, que rodea la captación. Las obras del cambio de tuberías, y la colocación de tubos para tratar de aproximar el agua, se prevé que puedan estar finalizadas esta semana.

Desde abril, el depósito de agua de Laguarres se ha estado llenando con cubas de agua de Capella hasta que, el fin de semana, del 16-17 de mayo, volvieron a detectarse los mismos problemas y se pasó a coger agua de Pociello, otro núcleo del municipio. El viernes 21 el Ayuntamiento encargó una analítica del agua de Capella, que arrojó niveles altos de amoníaco y, a continuación, a través de los diferentes whatApps de grupo se informó a los vecinos que el agua del grifo no era apta para el consumo humano, y por si acaso quedaba algún vecino sin avisar, el sábado se pasó casa por casa e incuso se les llamó por teléfono. El avisó se acompañó con una imagen de los resultados.

La alcaldesa señalaba que, desde entonces, los vecinos de Capella están comprando agua para beber y a Laguarres se siguen llevando cubas. Entiende, la edil, la preocupación de los vecinos porque tienen derecho a tener un servicio de calidad pero mostraba su preocupación por ‘el conflicto vecinal que esta situación pueda generar’. Añadía que, desde el primer momento, los vecinos de Capella han estado informados y pedía que no se falte a la verdad.

Comentarios