seguridad

Monzón amplía el sistema de videovigilancia de vías públicas

Contará con una treintena de cámaras que velan por la seguridad y controlan el tráfico rodado

Sistema de videovigilancia Monzón
Sistema de videovigilancia Monzón

El Ayuntamiento de Monzón está trabajando en la ampliación del sistema de videovigilancia con la colocación de nuevos dispositivos en diferentes puntos de la ciudad para velar por la seguridad de los vecinos y controlar el tráfico rodado.

Con el nuevo despliegue se alcanzará la treintena de dispositivos de vigilancia destinados a prevenir actos vandálicos e impedir la comisión de delitos o faltas en espacios públicos. La instalación de las cámaras cuenta con la autorización de la Comisión de garantías de videovigilancia de Aragón que, en el caso de las últimas instalaciones, se está tramitando.

La plaza Mayor, el Paseo San Juan Bosco, la calle Baltasar Gracián, el parque Mariano de Pano, el Camino Paúles, el parque de la Azucarera, la avenida Lérida o las pistas del Molino son algunos de los espacios videovigilados.

El alcalde de Monzón, Isaac Claver, explica que “estamos realizando un gran despliegue en la ciudad pero la autorización para la colocación de cámaras no está autorizada en todos los supuestos ya que siempre debe estar justificada y resulta un trámite complejo. Se exige el cumplimiento de unos determinados parámetros y la existencia de una motivación fundada, con el fin de lograr el equilibrio entre la seguridad y el derecho a la intimidad de los vecinos”. “Somos conscientes de la sensación de seguridad que trasmiten estas cámaras y de la ayuda que pueden prestarnos a la hora de resolver delitos o faltas cometidos en nuestras calles e incluso, a su prevención, por eso trabajamos para encontrar ese equilibrio que ayuda a la convivencia”, resalta el primer edil.

Por su parte, el concejal de Innovación y Transformación Digital, Jesús Guerrero, explica que se trata de modernos dispositivos fijos, con visión nocturna, que vuelcan imágenes en la base de la Policía Local, cumpliendo con la Ley de Protección de Datos. “Estas imágenes solo pueden ser utilizadas si lo requiere una investigación policial o la autoridad judicial competente, y se van borrando transcurrido el plazo de un mes desde su grabación”, señala.