TRADICIONES 

El Belén viviente de Estadilla representa 57 escenas

Las representaciones comienzan este fin de semana. La recaudación se destina a la Asociación AMO

Belén de Estadilla
Una escena del Belén viviente de Estadilla.

El Belén viviente de Estadilla reúne este año a 180 figurantes y representará un total de 57 escenas costumbristas en el Belén viviente más grande de Aragón y uno de los de mayor tamaño en todo el país. La Asociación Cultural L’ Algareta de Estadilla organiza esta iniciativa desde 2009, con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad, y este año, a beneficio de la Asociación de Autismo de la Zona Oriental de Huesca y otros trastornos (AMO).

Cada año pasan por esta representación belenística a tamaño natural más de 4.000 personas, por lo que en los nueve años de tradición, son unas 40.000 las que han descubierto la magia del Belén viviente de Estadilla.

Entre las principales novedades para este año, Eva Mur, miembro de la Asociación Cultural L’ Algareta, explica que destacan “el pesebre completo, con la presencia de un niño Jesús de solo tres meses y una vaca en el establo”. Además, se contará con un palaquín romano.

Para visitar el belén, se realizan pases de entre 250 y 300 personas, cada media hora, entre las 18 horas y las 20.30 horas, cuando comienza el último recorrido. Desde el pasado año y para evitar largas filas, se realizan reservas previas (en el teléfono 606 288 757) y a cada grupo se le asigna un horario. Las entradas para menores de 12 años son gratuitas; para adultos cuestan cinco euros (uno de ellos destinado a la Asociación AMO); cuatro euros para personas con discapacidad (un euro para AMO) y descuentos especiales para grupos.

Desde la asociación recuerdan que se trata de un belén “costumbrista”, que muestra las escenas típicas de un nacimiento pero también los trabajos artesanos asociados a las casas de Estadilla, como el herrero o el alfarero, entre muchos otros.

Carmen Sahún, alcaldesa de Estadilla, destaca que para la localidad “es un honor contar con iniciativas privadas que implican tanto a la todo el pueblo y nos convierten en un foco de atracción de turistas”.

Desde la Asociación expresaron su gratitud por ser la entidad sin ánimo de lucro elegida en esta ocasión por los organizadores del belén. Recibirán un euro por cada entrada vendida.

Carlos Tejero recuerda que la asociación nació porque “no había en la zona un servicio adaptado a las necesidades de estas familias, y ahora tenemos musicoterapia, asistencia psicológica y una respuesta cercana”.

Naiara Hernández, terapeuta de la asociación AMO, explica que el objetivo básico es “mejorar la calidad de vida de los niños y facilitar el acceso a terapias en una zona tan amplia que va desde Aínsa hasta Fraga”.

Comentarios